US Open: Muguruza cambia su chip en Nueva York

Garbiñe Muguruza no se quiere obsesionar con Nueva York y el Abierto de Estados Unidos, el Grand Slam que tiene atragantado.

Previa campeona en Roland Garros y Wimbledon, además de finalista en Australia, la española nunca ha ido más allá de la cuarta ronda en Flushing Meadows.

Su historial aquí incluye tres eliminaciones en la primera ronda y otras cuatro en la segunda, resultados que distan mucho del fuste que tiene en el circuito femenino de tenis.

El miércoles, Muguruza jugó impecable para sortear la segunda ronda del US Open por primera vez desde 2017 al vencer 6-4, 6-2 a su amiga alemana Andrea Petkovic.

Frente a una adversaria ante la cual había perdido sus tres duelos anteriores, Muguruza se adelantó 3-0 en ambos sets, exhibiendo precisión en los golpes, agilidad al defender y también eficacia al subir a la red.

Naomi Osaka accedió a la tercera ronda sin jugar luego que su rival se retiró del torneo por sentirse indispuesta

¿Cómo revertir su suerte en el US Open? Dice que es cosa de no obsesionarse.

“Me siento animada, intentando quitarle hierro al torneo porque intento hacer todo a la perfección, y eso ha hecho que muchas veces me obsesione un poco, y que en los partidos no sacara lo mejor de mí», dijo.

A la novena cabeza de serie la espera un choque contra otra veterana: Victoria Azarenka. La tres veces subcampeona del torno y actual 18va cabeza de serie dio cuenta 6-3, 7-6 (1) de la italiana Jasmine Paolini.

Muguruza palpita algo distinto en su noveno US Open.

“Estoy en un proceso de aprendizaje. Siento que ahora disfruto más de estar aquí y que conozco más la superficie”, dijo Muguruza. “Es cierto que no me he habituado bien a este torneo en estos últimos años, pero siento que este puede ser mi año”.

En una tarde marcada por el viento y la lluvia de los restos del huracán Ida, la campeona vigente Naomi Osaka accedió a la tercera ronda sin jugar luego que su rival se retiró del torneo por sentirse indispuesta.

Osaka iba a enfrentar a la serbia Olga Danilovic en el primer partido de la jornada en el estadio Arthur Ashe.

La japonesa hubiera salido en busca de su 17ma victoria consecutiva en un torneo de Grand Slam. Después de saltarse Wimbledon para cuidar su salud mental, la estrella reapareció en las grandes citas la noche del lunes al vencer 6-4, 6-1 a la checa Marie Bouzkova.

La dos veces campeona del US Open no ha perdido en un Grand Slam desde que Coco Gauff le superó en el Abierto de Australia de 2020.

Bajo techo en el Ashe y con un diluvio fuera que rompió ramas e inundó zonas en el recinto del torneo, Sloane Stephens ganó ocho de los últimos 10 juegos para eliminar 6-4, 6-2 a Gauff en un duelo de estadounidenses. La intensa lluvia que retumbaba el techo del estadio hacía imposible escuchar cuando las raquetas golpeaban las pelotas.

La oficina neoyorquina del Servicio Nacional de Meteorología declaró su primera serie de emergencias por inundaciones repentinas en la región, las vías y estaciones de tren se inundaron tanto que la Autoridad Metropolitana de Transportes suspendió todos los servicios y la ciudad de Nueva York prohibió todos los desplazamientos hasta las 5 de la madrugada del jueves, salvo para los vehículos de emergencia.

Sólo otra cancha de Flushing Meadows puede estar cubierta cuando hay lluvia, pero incluso ahí hubo problemas por la noche. El viento llevó el agua al interior del Louis Armstrong, y el encuentro entre el argentino Diego Schwartzman y Kevin Anderson se interrumpió durante casi media hora, igualado 5-5 en el primer set.

Los trabajadores trataron de secar la superficie en el primer set pero las acciones se detuvieron de nuevo en el segundo set, cuando la cancha se mojó tanto que el intento por secar los charcos se abandonó.

Finalmente los organizadores decidieron que ese partido se mudara al Ashe, donde Schwartzman se impuso 7-6 (4), 6-3 y 6-4 tras la conclusión del duelo que Stefanos Tsitsipas ganó 6-3, 6-4, 6-7 (4), 6-0 a Adrian Mannarino.

En lugar de Osaka en la Ashe, la rumana Simona Halep (12da cabeza de serie) entró en escena para despachar 6-3, 6-1 a la eslovaca Kristina Kucova y alcanzar la tercera ronda del torneo por primera vez desde que se entreveró en la ronda de cuartos en 2016.

Como Muguruza, Halep cuenta con títulos de Roland Garros y Wimbledon en su palmarés. Pero se despidió a las primeras de cambio aquí tanto en 2017 como en 2018 — la última decepción le dejó con una distinción nada envidiable: la primera vez que la máxima cabeza de serie caía en su debut.

Pero ha vuelto pisando fuerte tras perderse el Abierto de Francia y Wimbledon por una lesión.

“Ya tengo un mejor resultado que cuando estaba sana, así que es una delicia encontrarme en la tercera ronda aquí», bromeó.

En el cuadro masculino, Daniil Medvedev no pasó apuros para avanzar a la tercera ronda, imponiéndose 6-4, 6-1, 6-2 ante el alemán Dominik Koepfer. El ruso — segundo preclasificado y subcampeón en 2019 — se citó con el español Pablo Andújar en la siguiente ronda.

El también ruso Andrey Rublev (5to cabeza de serie) empleó cuatro sets para superar al español Pedro Martínez por 7-6 (2), 6-7 (5), 6-1, 6-1.

Fue una jornada adversa para el contingente latinoamericano.

El chileno Cristian Garín (16 preclasificado) capituló en la segunda ronda al caer 3-6, 7-6 (5), 6-2, 6-4 ante el suizo Henri Laaksonen. El argentino Guido Pella fue barrido en tres sets por el estadounidense Frances Tiafoe. Un duelo de argentinos aseguró que Facundo Bagnis pasara a la tercera ronda al ganarle a Marco Trungelliti en cuatro parciales.

El primer US Open de la adolescente colombiana María Camila Osorio acabó con una contundente derrota 6-0, 6-1 ante la tunecina Ons Jabeur (20ma cabeza de serie).

“Lo intenté, pero no fue un buen día», dijo Osorio, campeona juvenil del torneo en 2019 y actual número 80 del ránking. “No le pude hacer daño de ninguna forma”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *