Una ‘startup’ de EE.UU. especializada en drones militares recibe más de 210 millones de dólares y busca aumentar el uso de la IA en combates

Publicado: 25 ago 2021 05:03 GMT

Fundada en 2015 por un exmilitar estadounidense que sirvió en Afganistán, la compañía está valorada actualmente en más de 1.250 millones de dólares.

Shield AI, que originalmente fue en EE.UU. una ‘startup’ especializada en drones militares, se está convirtiendo en uno de los líderes de esa industria, informó este martes Bloomberg. 

La empresa fue fundada en 2015 por Brandon Tseng, exmiembro de los Equipos de Tierra, Mar y Aire de la Armada de EE.UU. (Navy SEALS, por sus siglas en inglés), que sirvió en Afganistán. En su intento de resolver un problema específico de lo que él y sus colegas habían visto en campos de batalla, como la necesidad de ingresar a edificios en los que podían apertrecharse combatientes armados, Tseng desarrolló una tecnología de flotas de drones pequeños y autónomos que entran en el lugar indicado para establecer la ubicación de efectivos del enemigo. 

El Pentágono prueba la capacidad de la Inteligencia Artificial para predecir sucesos con días de antelaciónEl Pentágono prueba la capacidad de la Inteligencia Artificial para predecir sucesos con días de antelación

El ejército estadounidense ha utilizado la tecnología de Shield en Afganistán, Irak y Siria. En 2020, su empresa se aseguró contratos del Pentágono por un valor total de 17 millones de dólares

Shield parece estar en su etapa de mayor éxito hasta el momento. Este 24 de agosto, informó haber recaudado 210 millones de dólares de inversores, incluyendo al banco Disruptive Technology Advisers, que valoró la compañía en más de 1.250 millones de dólares. Ante la expansión del negocio, Shield estableció un departamento para relaciones gubernamentales y contrató a su primer cabildero en EE.UU.

En medio del cese de las actividades de la OTAN en Afganistán, la empresa se prepara para enfocarse más en el desarrollo de tecnologías inteligentes para conflictos del futuro. En pos de ese objetivo, este verano Shield adquirió otras dos empresas: Martin UAV y Heron Systems. La primera de ellas fabrica drones de hasta 56 kilos, que se lanzan desde la parte trasera de una camioneta y pueden mantenerse en el aire durante 11 horas. 

A su vez, Heron Systems crea ‘softwares’ específicos para controlar aviones de combate a distancia. El plan de Shield consiste en combinar su tecnología con las de sus adquisiciones recientes para crear un sistema conjunto, capaz de controlar múltiples vehículos autónomos o semiautónomos y trabajar en situaciones tácticas complicadas.