Un gato pasa 52 días encerrado en una casa sin comida y sobrevive de milagro

Publicado: 31 ago 2021 14:08 GMT

Lo único que ingería el felino durante su cautiverio fue papel y las gotas de agua del grifo.

Un gato pasó 52 días encerrado en una casa vacía de la ciudad neerlandesa de Schiedam sin agua ni comida, y logró sobrevivir. La vivienda en la que lo dejaron atrapado hace más de un mes y medio fue vendida en una subasta reciente, y los nuevos dueños se llevaron una sorpresa al abrir la puerta durante su primera visita al hogar que adquirieron sin conocerlo.

Desde la casa enseguida salió corriendo un felino agotado por las adversidades del encierro. Lo descubrieron la noche del sábado 21 de agosto, y afortunadamente el gato acabó en las manos de los veterinarios y del personal de un refugio de animales que lo apodó Finn.

Tras pasar tanto tiempo encerrado, terminó extremadamente flaco y le tuvieron que someter a terapia intravenosa. Milagrosamente, resultó estar sano, aunque, según confesaron desde la ambulancia para animales al medio local Rijnmond, Finn está bastante molesto por su solitario confinamiento y ocasionalmente se muestra muy arisco con sus cuidadores por miedo.

Un gato solo en casa 'organiza' una 'fiesta clandestina' en EspañaUn gato solo en casa 'organiza' una 'fiesta clandestina' en España

En las heces del felino encontraron trozos de papel que probablemente ingirió buscando algo comestible. Tampoco tenía agua en aquella casa, pero como es imposible sobrevivir sin agua durante tanto tiempo, se sospecha que el felino lamía las gotas filtradas de algún grifo.

Ahora, los empleados del centro esperan con paciencia que la actitud del gato cambie con todo el amor y la atención que le están dando. De hecho, para el 28 de agosto, Finn llegó a pesar tres kilos, un pequeño avance tomando en cuenta que cuando lo encontraron pesaba 2,6 kilos. Le dan de comer varias veces al día y poco a poco se va fortaleciendo.

Cómo pasó tanto tiempo solo en casa sin que nadie se acordara de su existencia aún es un misterio del que ya se ocupa la Policía. El anterior propietario de la vivienda está desaparecido desde el 1 de julio, aunque no se descarta que la casa pudiera haber sido alquilada entretanto.