Trabajar en turnos nocturnos aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

Publicado: 22 ago 2021 13:23 GMT

Investigadores chinos observaron que las mujeres y las personas que realizan poco ejercicio físico son más propensas a padecer de enfermedades cardíacas vinculadas al trabajo en turnos de noche.

Un equipo de científicos chinos ha confirmado que el trabajo en turnos nocturnos desarrollado a largo plazo aumenta significativamente el riesgo de sufrir problemas cardíacos como fibrilación auricular y enfermedad coronaria, según queda reflejado en su estudio, publicado este mes en la revista científica European Heart Journal.

Para llevar a cabo su investigación, los científicos analizaron los registros del Biobanco del Reino Unido de 283.657 trabajadores autónomos y personas con empleo remunerado sin antecedentes de fibrilación auricular y 276.009 participantes que no padecían enfermedades coronarias, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia cardíaca.

El análisis puso de manifiesto que los turnos nocturnos regulares o permantentes estaban asociados con un riesgo más alto de sufrir fibrilación auricular y enfermedad coronaria, sibien no parecían tener una relación directa con la insuficiencia cardíaca o los accidentes cerebrovasculares. En particular, los científicos concluyeron que las personas que actualmente trabajan en turnos nocturnos, que han trabajado durante diez o más años o que trabajaron toda su vida cumpliendo entre 3 y 8 turnos nocturnos al mes, el riesgo de padecer una enfermedad coronaria aumentó en un 22 %, 37 % y 35 %, respectivamente, en comparación con trabajadores diurnos.

«Hemos descubierto que las mujeres eran más susceptibles a fibrilación auricular en comparación con los hombres que trabajan en turnos nocturnos durante más de diez años», reveló una de los autores del estudio, Lu Qi.

Un experimento determina que el sueño nocturno más prolongado no siempre implica más beneficios (pero la siesta, sí ayuda)Un experimento determina que el sueño nocturno más prolongado no siempre implica más beneficios (pero la siesta, sí ayuda)

Asimismo, se descubrió que las personas que realizan semanalmente al menos 150 minutos de actividad física moderada o al menos 75 minutos de ejercicio físico intensivo tenían menos riesgo de sufrir de problemas cardíacas debido a los turnos nocturnos regulares.

Estos hallazgos sugieren que «la reducción tanto de la frecuencia como de la duración de trabajo en turnos nocturnos puede ser beneficiosa para la salud del corazón y los vasos sanguíneos», aseveró Yingli Lu, de la Universidad Jiao Tong de Shanghái.