Tiene tres meses prófugo el abogado acusado de estafar con una supuesta herencia de la familia Rosario

El abogado Johnny Portorreal, principal imputado en la presunta estafa a 283 personas con la promesa de cobrar una supuesta herencia de la familia Rosario, cumplió tres meses prófugo el pasado día 25.

Los estafados habrían puesto en manos de Portorreal “más o menos la cantidad de 16 millones de pesos”, según la fiscal del Distrito Nacional, Rosalba Ramos.

Es el único imputado en el caso que está prófugo. A los otros dos implicados en la trama, Miguelina Gómez Santana y Miguel de Oleo Montero, alias Miguelón, se les impuso prisión domiciliaria con el uso de grilletes electrónicos.

La fiscalía asegura que Gómez Santana y De Óleo Montero tenían pleno conocimiento de las actividades a las que se dedicaba Portorreal y participaban de los ilícitos.

A un tercero, Hilario Amparo, se le otorgó la libertad pura y simple.

El expediente acusatorio y, conforme a las investigaciones realizadas por el Departamento de Investigación de Falsificaciones, que coordina Evelyn García, el modus operandi de los imputados incluía el cobro de altas sumas de dinero a las víctimas, que van desde 15 mil hasta 24 mil pesos por persona, con el ardid de hacer las diligencias para el supuesto cobro del falso patrimonio.

En la instancia presentada ante el tribunal por el coordinador de Litigación de la Fiscalía del Distrito Nacional, Denny Silvestre, los querellantes denunciaron a los encartados por haberles prometido el cobro de una herencia millonaria, presuntamente ascendente a 13 mil millones de euros.