Pobladores de La Vega exigen retornos en autopista Duarte por comunidad Burende

Dirigentes de juntas de vecinos de La Vega realizaron este martes un piquete frente a las oficinas del Ministerio de Obras Públicas para demandar acceso a sus comunidades por la autopista Duarte, debido a que las autoridades cerraron casi todos los retornos existentes.

Dos autobuses repletos de presidentes y vicepresidentes de juntas de vecinos se apostaron frente a Obras Públicas y, con consignas y letreros, exigían que se les permitiera acceso a comunidades como Burende, El Caimito Guaco, La Penda, entre otras que forman el 25 % de la población de La Vega.

Un contingente de policías y miembros de la Comisión Militar y Policial de Obras Públicas los esperaron en los alrededores del ministerio y contuvieron en la acera de enfrente de la entidad. Luego se formó una comisión de cinco miembros de la Federación de Juntas de Vecinos, que fue llevada ante el viceministro encargado del proyecto para escuchar sus peticiones.

Alexis Rodríguez, presidente de la Federación Vegana de Juntas de Vecinos, explicó que se han reunido con la gobernadora y con otras autoridades para buscar un entendimiento y no se ha logrado. Aclaró que reconocen que había como 12 retornos ilegales y no se oponen a su cierre, pero pide que por lo menos les dejen tres.

Dijo que la mayor cantidad de personas vive en el lado izquierdo de la autopista y las escuelas en la derecha, por lo que los estudiantes tienen que exponerse a cruzar la vía por falta de puentes peatonales suficientes.

“Por la zona franca de La Vega hay 39 comunidades que las dejaron incomunicadas, le quitaron todos los retornos a pesar de la cantidad de escuelas, iglesias, el cementerio. Ahora hay que bajar a la ciudad para los retornos y eso está causando accidentes, tres y cuatro todos los días”, dijo el dirigente comunitario.

Por su lado, Altagracia Santiago y Yudelkis Alexandra Santiago explicaron que cuando van a las tiendas para retornar a sus casas tienen que dejar las compras lejos porque no pueden entrar a sus casas como antes o pagar un motoconcho.

Manifestaron que para enterrar los muertos tiene que recorrer largas distancias luego de la eliminación de los retornos y no tienen acceso a comunidades vecinas.

“Nos han quitado los puentes peatonales y los retornos de vehículos, los peatonales los necesitamos porque si uno vive a cierta distancia del retorno uno tiene que quedarse o pagar un concho o caminar por la acera de la autopista como dos kilómetros para llegar a la entrada de donde uno vive”, dijo Yudelkis Alexandra Santiago de la junta de vecinos Unión y Progreso de Las Praderas.

Por su lado, el director de Comunicaciones del Ministerio de Obras Públicas, Andrés Matos (Licho), explicó que el proyecto de remodelación y ampliación de la autopista Duarte implica el cierre total de todos los cruces ilegales que son más de 160, y ya se han cerrado unos 50.

Indicó que se tomó la decisión porque en esos lugares mueren hasta 200 personas en accidentes de tránsito al intentar cruzar la vía.

“La norma internacional establece que los retornos deben estar a no más de cinco kilómetros, pero no menos de cinco kilómetros en cualquier carretera troncal que tiene velocidad mínima de 80 kilómetros por hora, el proyecto implica cada cinco kilómetros crear un retorno y se está haciendo con los retornos de descanso”, indicó.

Dijo que se quisiera complacer a la gente para que estén más cómodas, pero que hay que evitar la ocurrencia de accidentes y el Ministerio de Obras Públicas está concentrado en darle seguridad a la gente.