Persistirá concentración del polvo del Sahara

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) informó que las partículas del polvo del Sahara mantendrán un cielo opaco y de aspecto grisáceo en gran parte del país en los próximos días.

No obstante, debido a un ligero incremento de la humedad y la incidencia de una vaguada en los niveles altos, se generarán, en horas vespertinas, aguaceros con tormentas eléctricas y ráfagas de viento hacia poblados del sureste, suroeste, la cordillera Central y de la zona fronteriza.

En tanto para este jueves, la humedad rezagada sobre territorio nacional junto a los efectos locales, favorecerán en horas de la tarde, la ocurrencia de algunos aguaceros locales con tronadas aisladas sobre el sureste, la cordillera Central y la zona fronteriza. En las demás localidades, lo que mayormente predominará es un ambiente estable: cielo poco nuboso y de aspecto grisáceo por el polvo del Sahara.

Según explicó a neumóloga Yuneci Domínguez a Diario Libre, el impacto del polvo del Sahara es que trae con él un particulado de sílice y otros minerales que pueden estar acompañados de bacterias, virus, hongos y esporas, lo cual puede producir inflamación de las vías aéreas tanto altas como bajas, así como afección en la piel y ojos. Los más afectados son los pacientes con antecedentes de enfermedades respiratorias.

Meteorología monitorea tres fenómenos

La depresión tropical Kate que se localiza a unos 1,405 kilómetros al noreste de las Antillas Menores con vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora y desplazándose hacia el norte a unos 11 kilómetros por hora. No representa peligro para República Dominicana.

El otro fenómeno es la depresión tropical Ida, ubicada a unos 105 kilómetros al nor/noreste de Huntsville Alabama con vientos máximos sostenidos de 35 kilómetros por hora, con movimientos hacia el noreste a 28 kilómetros por hora. Tampoco representa riesgo para el país.

De igual forma, la depresión tropical número 12 que se ha formado y que se ubica a unos 535 kilómetros al sur de la isla de Cabo Verde, posee vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora y se mueve al oeste/noroeste a 26 kilómetros por hora.

Por otro lado, Onamet indica que un área desorganizada de aguaceros y tormentas eléctricas asociada a un sistema de baja presión se localiza al suroeste del mar Caribe y posee un 10 por ciento de probabilidad para convertirse en ciclón tropical en las próximas 48 horas.