Obispo de Higüey propone basura generada en La Altagracia sea llevada a planta de valorización

El obispo de la Diócesis Nuestra Señora de La Altagracia, Jesús Castro Marte, propuso este martes que la basura generada en la provincia La Altagracia sea llevada a una planta de valorización, en un lugar estratégicamente ubicado, donde no afecte a ninguna comunidad, ni cause daños medio ambientales.

Explicó que los desechos sólidos como los metales, vidrios, plásticos, los neumáticos y la materia orgánica, deben ser reciclados a fin de evitar que el vertedero se convierta en un pasivo altamente contaminante de las aguas subterráneas, utilizadas por los hoteles y las comunidades.

Estas declaraciones las ofreció luego de sostener un encuentro con una comisión de la comunidad de La Otra Banda, donde dijo que se identifica con las quejas que tiene esa localidad por la posible instalación de un vertedero o relleno sanitario.

Solicitó a las autoridades municipales y al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para que escuchen los reclamos de los habitantes del distrito municipal de La Otra Banda, quienes se sienten profundamente angustiados por la situación que enfrentan ante la posibilidad de instalar, a una distancia muy cerca de la comunidad, un relleno sanitario o vertedero de desechos sólidos.

En ese mismo orden, monseñor Castro Marte expuso que, de acuerdo con reconocidos especialistas, la lixiviado, altamente tóxico y contaminante, es capaz de degradar en pocas horas las aguas subterráneas.

“A juicio de reputados expertos en temas de hidrogeológicos y ambientalistas no es recomendable que la basura sea depositada en antiguas canteras de minado de caliche, de minado de gravas y arenas o de extracción de rocas fracturadas, porque usar basura para rellenar huecos mineros está prohibido dentro de la filosofía de la protección ambiental del suelo, el subsuelo, las aguas subterráneas”, argumentó el religioso.

Asimismo, contextualizó que la basura depositada de manera profunda afecta el nivel freático, lo cual facilita que lluvias torrenciales de tormentas y huracanes arrastren agentes tóxicos, metales pesados, bacterias y otros contaminantes presentes en la basura.