Nueva York: Piden vacunas para zona hispana con variante de COVID-19

Una red de médicos, en su mayoría hispanos, pidió el martes a autoridades locales y federales que abran un gran centro de vacunación en una zona hispana de Nueva York y que se les entregue suministros para vacunar allí a 10.000 vecinos al día, después de que el gobierno estadounidense anunciara que una variante del coronavirus probablemente se originó en esta zona latina.

La red SOMOS Community Care, de 2.500 doctores, emitió un comunicado pidiendo que se levanten barreras burocráticas para abrir el centro antes del 10 de marzo y llenarlo de médicos que hablen español para ganarse la confianza de los residentes de Washington Heights, en el alto Manhattan.

Ese barrio fue mencionado el lunes por el doctor Anthony Fauci, el consejero de la Casa Blanca sobre temas de salud. Fauci dijo que Washington Heights es probablemente la zona donde se originó la variante llamada B.1.526, que se está esparciendo a otras zonas de la ciudad y ya ha llegado a otros estados.

El doctor Ramón Tallaj, fundador de SOMOS, dijo a la AP que además del centro es necesario que las vacunas sean enviadas directamente a las oficinas de los médicos.

“No entendemos cómo se dio la vacuna a los hospitales, a los sistemas de emergencias y a las farmacias, y en cambio, a los médicos de la comunidad, a los que la gente tiene confianza y conoce, que hablan su mismo idioma, que están en su vecindario, no se les ha dado’, dijo Tallaj en una entrevista telefónica.

El experto destacó que la información que se tiene hasta ahora es que la vacuna contra COVID-19 aún es efectiva ante la nueva variante a pesar de que quizás la mutación baje un poco su eficacia. Lo importante, sin embargo, es que la vacuna funciona y por lo tanto ‘hay que traer vacunas a la comunidad y dárselas a los médicos”, dijo Tallaj.

La variante es una de las cinco que han sido identificadas hasta ahora. Otra proviene de Gran Bretaña, otra de Sudáfrica, otra de Brasil y otra de California.

Washington Heights, al igual que otros barrios hispanos de la ciudad, fue duramente castigado por el coronavirus. Nueva York fue al inicio de la pandemia uno de los principales focos de COVID-19 del mundo. Los hispanos y afroamericanos de la ciudad sufrieron índices más altos de hospitalización y fallecimientos por el nuevo virus que los blancos.

El congresista de origen dominicano Adriano Espaillat, quien representa a Washington Heights en la Cámara de Representantes federal en Washington, dijo el lunes estar “muy preocupado” por la nueva variante.

“Nos reuniremos con profesionales de la medicina y con funcionarios locales y estatales para asegurar un plan coordinado sobre cómo combatir de la mejor forma el contagio en nuestras comunidades”, dijo el congresista. “Hemos ido demasiado lejos como para retroceder ahora en el progreso logrado hasta la fecha en esta lucha y urgimos a todos los residentes elegibles a que se vacunen lo antes posible”.

Los hispanos en Estados Unidos enfrentan obstáculos para recibir las vacunas contra COVID-19, lo que crea riesgos para la salud pública a medida que el virus cambia y se propaga. Algunos de los obstáculos incluyen la falta de conocimiento sobre la inmunización, portales de internet de los gobiernos estatales sin instrucciones en español, dificultades para encontrar turnos en sus comunidades, y entre los que viven ilegalmente en el país, temor a las autoridades migratorias.