Nayely Santana, la joven de 21 años que vende yaniqueques, helados y arepitas para costear sus estudios

Para Nayely Santana, llevar con orgullo los valores que le ha inculcado su abuela de ser una mujer virtuosa y con principio es lo más importante.

La joven de 21 años, oriunda de Azua, cuenta que su madre falleció cuando ella tenía cuatro días de nacida y su padre la conoció con 12 años.

Su deseo de superación, la ha llevado a sustentar su hogar, donde vive con su abuela, a quien agradece todo el apoyo que le ha brindado a lo largo de los años, vendiendo arepitas, yaniqueques y helados, cuyas ganancias destina para costear sus estudios universitarios.

“Estudio en la Universidad Tecnológica del Sur (Utesur), donde curso una carrera en ciencia de la salud, en el área de bionálisis en el noveno cuatrimestre. Gracias a lo que hago tengo casi una carrera y voy a seguir luchando, porque quiero ser una gran persona en la vida”, relató.

Santana dice no se ha casado, porque, aunque no espera un «príncipe azul», desea un buen compañero que la valore, la ame y le sea fiel hasta que la “muerte los separe”, por lo que ha decidido llegar virgen hasta el matrimonio.