Maestros sin vacunar: una llamada de atención para el regreso a clases

A propósito de que el regreso a clases presenciales en República Dominicana inicia este 20 de septiembre, las medidas y protocolos sanitarios contra el coronavirus no se pueden “relajar” debido a la vulnerabilidad de contagio que representan las aulas para los estudiantes.

En un nuevo estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), una maestra sin vacunar del colegio católico Nuestra Señora de Loreto, en Novato ubicado en California, Estados Unidos, asistió a varios eventos sociales, se infectó de COVID-19 y contagió a la mitad de sus alumnos.

La docente tenía síntomas de coronavirus y continuó dando clase, incluso quitándose la mascarilla de vez en cuando para leer en voz alta. En apenas una semana, la mitad de sus 24 alumnos habían dado positivo, aunque las ventanas estaban abiertas, los niños sí llevaban mascarilla, había un purificador del aire en el aula y estaban sentados a una distancia de 1.8 metros.

El epidemiólogo Tracy Lam-Hine, principal autor del estudio del brote ocurrido en el colegio, cree que el caso es una llamada de atención, ahora que en muchos países se emprende la vuelta al colegio tras las vacaciones. “La lección más importante es que no podemos confiar en una sola capa de protección o incluso en dos. Tenemos que utilizar todas las estrategias de prevención a la vez”, señala el investigador del Departamento de Salud del condado.

El pediatra del Instituto de Salud Global de Barcelona y coordinador del equipo de la Asociación Española de Pediatría, Quique Bassat insiste en que todavía es necesario mantener estas precauciones en los colegios y hace un llamamiento a todos los trabajadores escolares para que se vacunen cuanto antes si no lo han hecho.

Las tasas de hospitalización por coronavirus son 10 veces mayores entre los adolescentes no vacunados, según el último informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU.

Los especialistas temen que, si en las escuelas se relajan con las medidas de prevención, los menores de 12 años se conviertan en los nuevos receptores del virus, ya que no están vacunados.