Los Rays tienen mejor récord en cuatro de las cinco ligas que juegan

Desde que Stuart Sternberg, un inversionista de Wall Street, compró el 48% de los Tampa Bay Devil Rays en 2004 por US$200 millones y aplicó su modelo de ingeniería financiera es la envidia de la mayoría de dueños, por su alto ratio gastos/resultados… y dolor de cabeza habitual de los fanáticos de Yanquis y Medias Rojas, que ven con impotencia al “niño pobre” robarse el show.

¿Un ejemplo? A un mes de que finalice la campaña, los Rays, con una nómina de US$70 millones (la 26 entre los 30 equipos) miran a los Yanquis desde la cima en el Este con siete partidos de ventaja, a pesar de que es una franquicia con una plantilla tres veces mayor (US$203 MM). El salario de Gerrit Cole, Giancarlo Stanton y DJ LeMahieu supera a toda la plantilla floridense.

Han llegado seis veces a los playoffs, dos a la Serie Mundial y en 11 de esas 17 campañas finalizaron con récord positivo desde que Sternberg convirtió la franquicia en un laboratorio para encontrar cómo ganar partidos sin perder dinero.

Pero lo que ha logrado la organización este 2021 puede meter miedo al resto. Los Rays no solo tienen la mejor marca en el Big Show con 84-49… en cuatro de las cinco divisiones de las ligas menores sus equipos también llegaron al dos de septiembre (ayer) en la primera posición.

En Triple-A, que esta campaña estrenó el formato Este y Oeste en lugar de Liga Internacional y de la Costa del Pacífico, la sucursal de los Rays es Durham Bulls. Marcha a la cabeza de todo el circuito con marca de 67-36, con siete partidos de ventaja del segundo lugar, Toledo (Detroit).

En Clase A Alta, los Bowling Green Hot Rods marcha al frente con 70-33, con cinco choques delante de su más cercano rival.

En Clase A Baja, los Charleston River Dogs son punteros con 73-31. Incluso en la Liga de Novatos de Florida (dentro de complejos), donde la mayoría de los 18 equipos son del Este, los FCL Rays encabezan con 30-13.

La única división donde no van delante es en Doble-A. Allí los Montgomery Biscuits tienen el tercer mejor récord (55-48).

Cuando arrancó la temporada, MLB Pipeline, la plataforma de las Grandes Ligas enfocada en los circuitos bajos e internacional, colocó a los Rays en el primer lugar como organización, igual a 2020. La graduación de diamantes como Wander Franco, Luis Patiño y Shane McClanahan la bajó al quinto puesto en la actualización que se hizo el pasado 25 de agosto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *