Los gobernadores de Luisiana y Misisipi alertan del peligro que supone Ida

Los gobernadores de Luisiana y Misisipi alertaron este domingo a la población de los peligros que acarrea el “extremadamente peligroso” huracán Ida, que se prevé llegará en las próximas horas a la costa de Estados Unidos con vientos de 150 millas por hora (240 km/h).

“Cuando las condiciones comiencen a deteriorarse, quédese en un lugar seguro. Mire las noticias locales, siga prestando atención a las advertencias de los funcionarios locales y no se ponga en peligro. Hoy no es el día para estar afuera”, dijo este domingo a través de Twitter John Bel Edwards, gobernador de Luisiana.

Edwards ya anticipó este sábado que Ida puede ser el peor huracán en golpear las costas de su estado desde mediados del siglo XIX.

El gobernador del vecino estado de Misisipi, Tate Reeves, recordó que Ida se convirtió esta madrugada en un huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, aunque está solo a 7 millas por hora de alcanzar la categoría 5, la máxima en esta clasificación que mide los ciclones por la fuerza de sus vientos.

El gobernador dijo que se espera que el ojo de la tormenta toque tierra en el sur de Luisiana sobre la 13.00 hora local (18.00 GMT).

La oficina de Nueva Orleans (Luisiana) del Servicio Nacional de Meteorología (NWS) alertó de que se prevén vientos huracanados en esta ciudad, que hace hoy justo 16 años sufrió el paso del huracán Katrina, que causó la muerte a más de 1,800 personas al inundarse tras romperse los diques que protegen esta urbe del lago Pontchartrain.

El NWS estima que se puede registrar “vientos potencialmente catastróficos” y este sábado ya anticipó que el daño potencial de Ida es tal que podría dejar la zona costera de Luisiana “inhabitable por semanas o meses”.

A las 08.00 hora local (13.00 GMT) el huracán se encontraba a unas 100 millas (160 km) al sursureste de Nueva Orleans y a unas 50 millas (80 km) de la localidad de Grand Isle.

Una de las mayores preocupaciones de los expertos son las riadas e inundaciones provocadas por el aumento del nivel del mar debido a la marejada ciclónica, las fuertes olas y las intensas lluvias, que podrían anegar por completo esta región de humedales.

La marejada ciclónica podría elevar el nivel del mar hasta 16 pies (4,8 metros) en la zona de la desembocadura del Misisipi y la lluvia podría dejar un total de hasta 24 pulgadas (60 centímetros) de agua de lluvia en el sureste de Luisiana y el extremo sur del estado de Misisipi hasta el lunes.

A ello hay que sumar el aviso de posibles tornados a lo largo de la jornada del domingo y lunes en los estados de la costa norte del Golfo. EFE