«La transformación está en marcha»: López Obrador presentó su tercer informe de Gobierno en Palacio Nacional

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador entregó hoy su tercer informe de Gobierno con un mensaje en el que presumió que los históricos logros alcanzados en materia económica representan una lección para el fracasado modelo neoliberal, ya que el país enfrenta un proceso de recuperación con honestidad, paz social, austeridad y gobernabilidad.

«La transformación está en marcha, y aunque es necesario seguir poniendo al descubierto la gran farsa neoliberal y auspiciando el cambio de mentalidad del pueblo, porque eso es lo más cercano a lo esencial e irreversible, también estamos desterrando vicios y prácticas deshonestas en el manejo del Gobierno», afirmó en una ceremonia realizada en Palacio Nacional y que inició con un homenaje a las 359 mil personas que han fallecido en México a causa de la pandemia de coronavirus.

El presidente, quien asumió el 1 de diciembre de 2018, explicó que una medida decisiva ha sido la de frenar la tendencia privatizadora, ya que se dejaron de entregar concesiones a particular en minas, agua, hospitales, puertos, vías férreas, playas, reclusorios y obras públicas. «Pero lo más importante es que hemos detenido las privatizaciones en el sector energético, en petróleo y electricidad», aseguró.

Gracias a los cambios en la política energética, señaló, se están modernizando las seis refinerías que existen en el país y que estaban en el abandono, y la producción aumentó de 511,000 a 706,000 barriles diarios, lo que representa un crecimiento del 38 %.

Además, anticipó que en julio de 2022 se terminará de construir una nueva refinería en el estado de Tabasco que tendrá capacidad para procesar 340.000 barriles diarios.

Políticas antineoliberales

Con respecto a la industria eléctrica, López Obrador anunció que este mes enviará al Congreso una iniciativa de reforma constitucional para reparar el grave daño que provocó la privatización de la Comisión Federal de Electricidad.

«Mientras el mercado se abrió para dar preferencia a empresas particulares nacionales y sobre todo extranjeras, con la entrega de subsidios entre otras prebendas, las plantas de la Comisión Federal de Electricidad fueron completamente abandonadas», denunció como uno más de los saldos negativos que dejó el neoliberalismo.

También presumió que, sin la necesidad de onerosas asociaciones público privadas, y sin tomar deuda, solamente con el presupuesto federal, se están construyendo carreteras, presas, hospitales, universidades, escuelas, acueductos, sistemas de drenaje, plantas de tratamiento de aguas residuales, puentes, refinerías, aeropuertos, cuarteles, bibliotecas, parques, mercados, estadios y otras obras.

Entre ellas, destacó la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles y el programa integral del Istmo de Tehuantepec que articulará puertos y trenes para crear una vía rápida de comunicación entre países de Asía y la Costa Este de Estados Unidos.

Por otra parte, aseguró que el ambicioso proyecto del Tren Maya, que es criticado por organizaciones ambientalistas, llevará bienestar al sureste mexicano, que es una de las zonas de mayor riqueza arqueológica, cultural y turística de México y una de las más importantes del mundo.

El presidente subrayó que está en marcha la integración económica y comercial con EE. UU. y Canadá a partir de un Acuerdo de Cooperación con soberanía que significará más producción, empleo, mejores salarios y crecimiento en el norte del Continente Americano.

Vacunas y recuperación

Con respecto a la pandemia, informó que los contagios, hospitalizaciones y fallecimientos se han reducido de manera considerables gracias al Programa Nacional de Vacunación que ha permitido que hasta ahora el 65 % de la población haya recibido una dosis.

«Hemos recibido 103 millones 296 mil vacunas de farmacéuticas y gobiernos extranjeros que han demostrado en los hechos su solidaridad, destaco el apoyo de Cuba, Argentina, Rusia, China, India y Estados Unidos», señaló al reiterar su promesa de que el próximo mes estarán vacunados todas las personas mayores de 18 años.

Uno de los fragmentos más representativos del mensaje se refirió a la recuperación económica después del impacto de la pandemia.

En ese sentido, López Obrador aseguró que la producción agropecuaria aumentó un 2.0 % el año pasado y ya registra el mismo nivel en lo que va de 2021, mientras que el sector industrial está en franca recuperación al igual que el comercio, el turismo, el sector restaurantero, la aviación y otros servicos.

«Casi todos los pronósticos para este año coinciden en que la economía crecerá alrededor del 6.0 % y la Inversión Extranjera durante el primer semestre fue de 18.433 millones de dólares, un 2.6 % más que el año pasado y la mejor en la historia del país», afirmó.

Durante sus dos años y nueve meses de Gobierno, destacó, no ha contratado deuda pública adicional y el peso no se ha devaluado. En el balance positivo, además, el salario mínimo creció un 44 %, el índice de la Bolsa de Valores aumentó en un 28 % y las reservas, en un 18 %, lo que representa un máximo histórico.

Además, explicó, ya se recuperaron más de un millón de empleos que se habían perdido a raíz de una pandemia que no desembocó en una crisis de consumo gracias a las remesas, que aumentarán de 40.000 a 48.000 millones de dólares entre 2020 y 2021, y a los apoyos de programas de bienestar diseñados por su gestión.

«Está para presumir a los cuatro vientos. Es para decir a los tecnócratas neoliberales: tengan para que aprendan», afirmó el presidente entre aplausos al reiterar las cifras históricas alcanzadas en materia de inversión, deuda y otros indicadores económicos en los últimos tres años.

Más información, en breve.