La suspensión del partido entre Brasil y Argentina se transforma en un aluvión de críticas contra Bolsonaro

Publicado: 6 sep 2021 19:54 GMT

La diputada federal Samia Bonfim, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), instó a los funcionarios de Anvisa a ir directamente al Palacio de Planalto porque allí «hay un tipo que debería ser detenido por innumerables atentados contra la salud pública».

Las críticas por la suspensión del partido de clasificación para el Mundial de Catar 2022 entre Brasil y Argentina también alcanzaron al presidente Jair Bolsonaro, quien se ha caracterizado por un mal manejo de la pandemia del covid-19 y por intentar burlar las normas de las autoridades sanitarias. 

El pasado domingo 5 de septiembre, funcionarios de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) irrumpieron en el campo de juego del estadio Arena Corinthians de Sao Paulo y suspendieron el partido en el minuto 4 del primer tiempo, acusando a varios jugadores argentinos de incumplir los protocolos sanitarios tras entrar al país. 

La suspensión sin precedentes del partido generó una ola de reacciones de autoridades y aficionados al fútbol. Además, políticos opositores también hicieron eco de este incidente para criticar a Bolsonaro. 

El senador Randolph Rodrigues, de la Red de Sostenibilidad (Rede), informó en su cuenta de Twitter que enviaría una solicitud a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) con la siguiente pregunta: «¿Con qué autoridades ha hecho el gobierno brasileño un ‘acuerdo’ para eludir las normas sanitarias de Anvisa?«. 

En su cuenta de Twitter, la diputada federal Samia Bonfim, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), instó a los agentes de Anvisa a ir directamente al Palacio de Planalto —la sede del Poder Ejecutivo—, porque allí «hay un tipo que debería ser detenido por innumerables atentados contra la salud pública». 

Por su parte, el precandidato a la presidencia por el Partido Democrático de los Trabajadores (PDT), Ciro Gomes, opinó que si cada autoridad cumpliese sus funciones de manera competente, no se hubiese producido el incidente en la Arena Corinthians. 

Gomes apuntó que «hubo un grave error por parte de los dirigentes deportivos argentinos». La polémica surgió después de que la selección argentina alineara a cuatro jugadores que estuvieron recientemente en Reino Unido y que, de acuerdo al protocolo sanitario brasileño, debían estar en cuarentena

Tras señalar que Brasil es un país en donde el Estado de derecho se ve «sacudido y amenazado» en distintos niveles, Gomes cuestionó: «¿No habría alentado el ejemplo de un presidente desequilibrado, que anda sin máscara y quebranta todos los protocolos sanitarios, la insubordinación de los dirigentes argentinos?». 

En tanto, la diputada federal Joice Hasselmann, del Partido Social Liberal (PSL), señaló que lo vivido tendrá repercusiones en la imagen de Anvisa y del país suramericano. 

«Cuatro jugadores no cumplen con la norma sanitaria y Anvisa solicita la deportación inmediata. La CBF, una entidad privada, corre a pedir la interferencia de Jair Bolsonaro. Si el gobierno interfiere, estará desmoralizando a la agencia reguladora y la imagen del país», tuiteó Hasselmann.

Postura de Bolsonaro

A inicios de marzo, Brasil vivió uno de los momentos más críticos de la pandemia del covid-19. En este contexto, varios gobernadores pidieron a Bolsonaro decretar el confinamiento en el territorio nacional, a lo que el mandatario se negó. 

«Algunos quieren que decrete el ‘cierre total’. No lo voy a decretar. Pueden tener clara una cosa: mi Ejército no va a salir a la calle para obligar al pueblo a quedarse en casa», dijo Bolsonaro.

El presidente brasileño también defendió el uso de la cloroquina como un remedio eficaz contra el covid-19, pese a que no existe evidencia científica que respalde este medicamento.

Incluso Anvisa se opuso al uso de la cloroquina como tratamiento preventivo de esta enfermedad.