“La Ruta de la Limpieza” sigue avanzando en Santo Domingo Este, pero aún hay mucha basura

Los 45 días que se dieron la Alcaldía de Santo Domingo Este e instituciones del Gobierno para limpiar las calles de ese municipio y la denominada estación de trasferencia, no serán suficientes para cumplir la promesa, debido a que todavía quedan muchos residuos sólidos por recoger y depositar en el vertedero.

Aunque se observa una mejoría en la recogida de los residuos, la eliminación de botaderos improvisados en a los algunos lugares se mantiene, al igual que los basureros y en la estación de transferencia los volteos siguen cargando toneladas de residuos.

El pasado 22 de julio, el alcalde de esa demarcación, Manuel Jiménez, junto al director de los Proyectos Estratégicos y Especiales de la Presidencia (Propeep), José Leonel Cabrera; al presidente de la Federación Dominicana de Municipios (Fedomu), Kelvin Cruz, y de la Liga Municipal Dominicana, Víctor D’ Aza, prometieron dejar limpio el municipio en 45 días.

Para ello, lanzaron el programa “La Ruta de la Limpieza” que diseñó un plan de rutas y frecuencia enfocada en limpiar el municipio y eliminar la estación de trasferencia, con equipos de todas esas instituciones, pero no se ha podido avanzar como se habían propuesto.

Luis Báez, uno de los encargados del transfer, reconoció que los 45 días no serán suficientes para limpiar por completo en el lugar, pese a que están trabajando 27/7 para esos fines.

“Las lluvias nos han afectado un poco, estamos trabajando todos los días y todas las horas”, explicó mientras mostraba la recuperación de espacios que durante años fueron utilizados para depositar basura a corta distancia del río Ozama.

Explicó que alrededor de 800 a 900 volquetas con miles de toneladas de residuos han sido sacadas del basurero en Cancino Adentro y se espera que las labores continúen por unos 20 o 22 días más.

Lo que sí ha mejorado es la recogida de residuos en las calles y avenidas, en los lugares donde la gente acostumbraba a depositar la basura, pero en ocasiones resurgen los montones de desperdicios cuando los camiones responsables de la recogida se descuidan.