La Marina de EE.UU. quita de sus próximos Super Hornet Block III una importante mejora que prometía más alcance y rendimiento

Publicado: 26 ago 2021 20:54 GMT

La decisión resulta sensible ya que Boeing promocionó y presentó esa característica como una mejora potencialmente significativa en comparación con modelos anteriores en el inventario de la Marina.

La Marina de EE.UU. habría descartado por ahora los planes de equipar sus cazas F/A-18E/F Super Hornet Block III con tanques de combustible conformes (CFT, por sus siglas en inglés), una característica que prometía proporcionarles un mayor rango de acción y rendimiento sin un impacto negativo en la velocidad o la maniobrabilidad.

Tim Martin, editor del medio especializado en defensa Shephard News, informó este miércoles, citando a un portavoz de la Marina, que The Boeing Company recibió órdenes en enero de este año de «suspender» los trabajos relacionados con los CFT por cuestiones de «costo, cronograma y rendimiento». Al respecto, el portal The Drive señala que, en ese mismo mes, la revista Aviation Week habló de que las autoridades marítimas ya habían considerado esa decisión, pero no se había revelado que ya era todo un hecho.

Sin embargo, y pese a que la última entrega de aviones que reciba la Armada carecerá de los tanques, Boeing declaró que esos Super Hornet «tienen las disposiciones» para aceptarlos en el futuro, agregó Martin.

La Marina de EE.UU. recibe dos primeros cazas embarcados Super Hornet profundamente actualizados de los 78 encargadosLa Marina de EE.UU. recibe dos primeros cazas embarcados Super Hornet profundamente actualizados de los 78 encargados

Pese a las declaraciones de la Marina, no está del todo claro qué problemas experimentaron con los CFT. The Drive señala que es posible que tenga que ver con la estructura de los tanques, que impide a los cazas «manejar las fuertes tensiones del aterrizaje o despegue desde los portaviones». Su eliminación y reinstalación de manera regular supondría altos costos y mucho tiempo, señala el medio como otra razón.

Pérdida sensible

De cualquier modo, la ausencia de los CFT resulta un tema sensible ya que Boeing los promocionó y presentó originalmente con su concepto de Super Hornet en 2008 como una mejora potencialmente significativa dentro del paquete de actualización, en comparación con modelos anteriores en el inventario de la Marina.

Cada Super Hornet está diseñado para soportar dos CFT que sumados pueden contener 515 galones de combustible, en comparación con los 480 del tanque estándar de los Super Navy Hornets. Además, no ocupan espacio bajo las alas porque se ubican a cada lado de su estructura central, lo que permite la inclusión de armamento adicional. Por otro lado, ofrecían una solución a la pérdida de alcance a manos de los sistemas de búsqueda y de seguimiento por infrarrojos (IRST, por sus siglas en inglés) que sacrificaban combustible.

En este contexto, la perdida de alcance de estos aviones sin los CFT resultaría ser un grave contratiempo, especialmente en futuros conflictos de alto nivel que requieran operaciones a largas distancias, como por ejemplo en la región del Pacífico cerca de China; sobre todo, con la presencia de misiles balísticos y de crucero antibuque cada vez de mayor alcance y velocidad de vuelo. No obstante, «los problemas que surgieron en las pruebas parecen haber sido tan graves que la Marina determinó que los tanques son más problemáticos que valiosos», concluye The Drive.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!