La famosa actriz que dijo no a desnudos dirigidos por hombres

“No tengo una prohibición absoluta, pero la tengo con los hombres”, dijo la actriz de 35 años. Knightley incluyó esta condición desde que tuvo a su primera hija, en 2015.

La actriz dijo que entendía que en algunas cintas fuesen necesarios desnudos, pero no de cualquier manera. “Yo no quiero que sean esas horribles escenas de sexo, en las que estás engrasada y todo el mundo está gruñendo. No me interesa hacer esas cosas”, afirmó.

“Dicho esto, hay veces en las que digo ‘sí, veo completamente dónde esta escena de sexo quedaría bien en esta película y básicamente solo necesitas a alguien que sea atractivo’, por lo que puedes usar a otra persona”, indicaba.

“Porque soy muy vanidosa y el cuerpo ya ha tenido dos hijos y preferiría no estar desnuda delante de un grupo de hombres”, añadió.

También aseguró que, de hacer una película que tratase sobre las experiencias de las mujeres, como los cambios del cuerpo después de la maternidad y su aceptación, “insistiría en que al frente estuviese una mujer. Estaría totalmente dispuesta a explorar eso con una mujer que lo entendiera. Pero me siento muy incómoda ahora tratando de retratar la mirada masculina”, dijo.

VOCACIÓN TEMPRANA

Keira Knightley nació en 1985 en Richmond, un barrio residencial de Londres. Llevaba el cine y el teatro en la sangre, su padre, Will, era actor y su madre, Sharman Macdonald, guionista. Con tres años, según publicó The Hollywood Reporter, manifestó su deseo de tener un agente propio y lo consiguió a los seis.

A raíz de esto, comenzó a aparecer en pequeños papeles de televisión y, en 1998, llegó su primer rol con cierta relevancia en la miniserie “Coming Home”. Poco después apareció en “Star Wars: Episode I – The phantom menace”, en la que interpretaba a una de las doncellas de la reina Amidala, interpretada por Natalie Portman. Antes de cumplir la mayoría de edad aparcó los estudios, según publicó el medio.

Protagonizó la serie Doctor Zhivago y en 2002 consiguió un papel en la cinta de Gurinder Chadha, “Bend it like Beckham”. Después llegó la primera entrega de “Pirates of Caribbean: The curse of the Black Pear”, “Love, Actually”, “Pride and Prejudice”, “Pirates of the Caribbean: Dead man Chest’s” y “Silk”, entre otros muchos títulos.

Knightley pasó buena parte de su adolescencia en rodajes. En una entrevista en la edición británica de Elle, en 2014, dijo que no se arrepentía y que, de volver atrás, no cambiaría su vida.

“Pero después de haberlo vivido… hubo un tiempo muy largo que decían ‘bueno, eres una actriz de mierda y eres anoréxica y la gente te odia’, lo que para una adolescente es algo muy extraño”, dijo.

“Oh, 100%, absolutamente, le diría que no lo haga”, aseguró al medio la actriz sobre si dejaría que una hija adolescente se dedicara a la interpretación.

“Los años de la adolescencia deben pasarse de forma privada. Deberías salir y emborracharte increíblemente, meterte en situaciones ridículas, cometer errores. De eso se trata ese momento de la vida y debemos hacerlo en privado”, añadía.

“Mis veintes fueron bastante mierda”, dijo a la edición estadounidense de la misma revista el año siguiente.

La actriz aseguró que no tanto en lo profesional, ya que a finales de su adolescencia y en los primeros años de la década de los veinte su carrera estuvo en uno de los mejores momentos.

“Pero como persona, estás cambiando mucho y estás tratando de comprender cosas. Algunas personas se vuelven locas y se lo pasan genial y se lanzan a la piscina. Yo era completamente lo contrario. Era muy tímida”, dijo. “Me llevó muchos años intentar dejar de complacer a mucha gente y permitirme divertirme”, agregaba.

Por el filme “Pride & Prejudice”, en 2006, recibió su primera nominación a los Óscar. Nueve años después, llegó la segunda, como mejor actriz de reparto, por su papel en “The imitation game”, en la que compartió cartel con su amigo Benedict Cumberbatch.

En el terreno personal, Knightley lleva casada desde 2013 con el músico James Righton, conocido principalmente por haber sido vocalista de la banda británica Klaxons.

En 2015 tuvieron a su primera hija, Edie Knightley Righton, y en 2019 vino al mundo la segunda, Delilah Knightley Righton.

Por Manuel Noriega.

EFE/REPORTAJES