Investigan si una peligrosa floración de algas pudo causar la muerte de una joven pareja y de su bebé en California

Publicado: 22 ago 2021 10:08 GMT

Otra hipótesis que barajan las autoridades vincula la muerte de la familia a gases potencialmente tóxicos de antiguas minas cercanas.

John Gerrish, su esposa Ellen Chung y su hija Muji, de un año de edad, fueron encontrados sin vida este martes en una remota ruta de senderismo del bosque nacional Sierra, en California (EE.UU.), un día después de que fueran dados por desaparecidos, reportó la Oficina del Sheriff del condado Mariposa. El perro de la familia también fue hallado junto con los cadáveres de la pareja y de su bebé, ninguno de los cuales presentaban lesiones ni signos de violencia.

A la espera de los resultados de la autopsia y del examen toxicológico de los cuerpos, las autoridades no descartan que la causa de la muerte fuera una peligrosa floración de algas en el río, cuyas aguas está siendo analizada por la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos de la zona.

El sheriff del condado Mariposa, Jeremy Briese, señaló que en el sendero Hite Cove hay letreros de advertencia sobre la presencia de algas tóxicas en el cercano río Merced. Sin embargo, destacó que «todavía es demasiado pronto para determinar si eso fue lo que afectó a la familia».

"Ninguna causa clara": Buscan pistas sobre la inexplicable muerte de una familia en una ruta de senderismo en EE.UU."Ninguna causa clara": Buscan pistas sobre la inexplicable muerte de una familia en una ruta de senderismo en EE.UU.

Funcionarios forestales del bosque nacional Sierra anunciaron el mes pasado que las pruebas realizadas a lo largo del río Merced revelaron una «alta concentración» de florecimiento de algas, por lo que recomendaron a los visitantes del parque que no naden, vadeen ni permitan que sus mascotas se metan en el agua. Las toxinas producidas por las floraciones de algas pueden ser perjudiciales tanto para los seres humanos como para los animales.

Otra hipótesis que barajan las autoridades es la vinculación de las muertes a gases potencialmente tóxicos de antiguas minas cercanas, ya que en el área de Hite Cove se desarrolló a mediados del siglo XIX actividad minera para la extracción de oro de roca dura.

El sheriff Briese confirmó que «hay algunos pozos de minas abandonados en la zona que pueden liberar gases peligrosos», si bien no se contempla aún como factor determinante, ya que no se ha localizado ninguna mina en la zona donde se hallaron los cuerpos.