Iglesia católica denuncia grupo “de comunicadores y periodistas” se dedican a la “extorsión”

La Iglesia católica denunció este Viernes Santo que un grupo de “comunicadores y periodistas” se dedican desde hace varios años en el país al “ejercicio inmoral” del “chantaje” y la “extorsión” contra empresarios, funcionarios y otras personas con informaciones falsas o tergiversadas a través, principalmente a través de las redes sociales para exigir dinero a cambio de desistir de las publicaciones.

Al leer la séptima palabra del Sermón de las 7 Palabras, el sacerdote Arsenio Ferreira dijo que la práctica consiste en ubicar a las posibles víctimas averiguando los negocios a los que se dedica y “generarle informaciones” dudosas para luego enviarles un emisario a solicitar “alta suma de dinero”.

“Esta práctica está tomando cada vez más fuerza, pues quienes la ejecutan son personas sin escrúpulos, que solo buscan dinero a toda costa y que no tienen reparos en decir a lo que se dedican, como en algunos medios ya lo han hecho”, leyó el padre Ferreira.

Citó que las redes sociales son el principal medio por donde operan “estos individuos” con esta práctica “sumamente dañina” por el impacto que estas causan y el morbo que genera presentar información negativa sobre alguien.

Sin embargo, la Iglesia dice que el papa Francisco también reflexiona que en este tiempo de pandemia las redes sociales han sido aliadas y de apoyo para dinamizar la vida y la fe de muchas personas.

En cuanto a los medios de comunicación en general, sostiene que los asume “con una actitud fundamentalmente positiva y estimulante”.

“No se limita simplemente a pronunciar juicios y condenas; por el contrario, considera que estos instrumentos (los medios de comunicación) no sólo son productos del ingenio humano, sino también grandes dones de Dios y verdaderos signos de los tiempos”, dijo.

El sacerdote Ferreira le correspondió leer las palabras “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, cuando ya la crucifixión de Jesucristo estaba consumada.

Sostuvo que los “comunicadores y periodistas” que se dedican a extorsionar lo hacen sin importarles el daño a la “reputación, la moral e integridad de una persona y con esto la de toda su familia y amigos”.

“Lo que buscan es que los “callen” ofreciéndoles dinero. Si no les ofrecen dinero no cesan los ataques (…) Esto es una bajeza total, un chantaje mediático el que la población está percibiendo como algo normal y que no podemos permitirlo”, matizó.

Dijo que la celebración, el próximo lunes 5 de abril, es el Día Nacional del Periodista en República Dominicana, y que este tipo de situaciones intentan empañar el verdadero espíritu de esta profesión tan importante para la democracia del país, que es comunicar la verdad de la información ofrecida.