Iglesia católica critica a funcionarios y degradación social en Sermón de las Siete Palabras

La Iglesia católica cuestionó hoy una serie de situaciones sociales como el aborto, el desempeño de funcionarios, la inseguridad ciudadana, el desempleo y la inmoralidad, en la primera lectura del Sermón de las Siete Palabras desde la Catedral Primada de América, a propósito de conmemorarse el Viernes Santo de la Semana Mayor.

La primera palabra, que analiza la expresión de Jesucristo en la cruz: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”, fue leída por el padre Pelagio Antonio Taveras. En esta reflexión, la Iglesia criticó que se viva en una sociedad donde se quiere desplazar a Dios del centro del universo, de la comunidad y de la sociedad, y se pongan los intereses y creencias por encima.

Criticó que se le dé más atención al cuidado y a la vida de un animal que a la vida humana. “Por eso hay tantas muertes innecesarias, por eso hay abortos”, leyó el padre Taveras.

En la primera palabra la Iglesia católica también reflexionó sobre cuando los funcionarios laboran cuatro años en una función del Estado “y se ponen pensiones escandalosas”, mientras que el obrero de bajo salarios labora 30 años “y le ponen pensiones de miseria”.

“Es escandaloso cuando un funcionario labora tres y cuatro años, y sale con pensiones exorbitantes. Ellos sí saben lo que hacen”, afirmó Taveras.

“Padre, ellos saben lo que hacen cuando se endeuda la nación y el pueblo ni disfruta de esos recursos, y tiene que pagarlos con altos impuestos para que un grupo se los embolsille”, dijo.

Agregó: “Cuando el pueblo tiene que pagar combustibles caros y energía cara, mientras que a las grandes empresas se les exonerara y les dan gratis combustible”.

En la primera palabra también la Iglesia criticó que se deleguen las riquezas naturales del país a intereses foráneos “con contratos amañados, “y el pueblo no puede disfrutar de esas riquezas que le pertenece”. Afirmó que “Loma Miranda no se negocia”.

Taveras también se refirió al servicio público. “Cuando ofrecen sus servicios de pésima calidad en las oficinas públicas, hospitales, escuelas, transporte, cuando el pueblo merece dignidad. Padre, perdónales, pero si saben lo que hacen”, dijo.

En el sermón mencionó detalles como cuando se burocratizan “excesivamente los trámites para los ciudadanos realizar cualquier papeleo”. “Cuando se mantiene un caos en el transporte y no se implementa el cumplimiento civilizado de las leyes, convirtiendo las ciudades en una selva de cemento”, dijo.

“A veces pensamos como que no hay voluntad para organizar las ciudades”, aseguró.

Condenó que se quieran quitar los valores que han sostenido la sociedad, como la familia, el matrimonio y la fe cristiana.

“La gente piensa que hablar de un estado laico es quitar a Dios de nuestra nación, cuando lo que dio origen a nuestra nación fue precisamente esos principios morales y cristianos que tenían los patricios”, expresó.

En el sermón también se incluyeron los jóvenes graduados que no consiguen empleo. “Cada vez que se gradúan cientos de universidades uno se pregunta: ¿dónde van a trabajar?”, dijo.

La Iglesia también criticó el contenido musical que se difunde en los medios de comunicación. “Es escandaloso escuchar la música que se compone hoy”, enfatizó. “Uno se pregunta: ¿y no hay quien controle el contenido de lo que se difunde por los medios de comunicación?”.

“Padre, ellos saben lo que hacen cuando hospitales no tienen medicamentos”, dijo.

Criticó que en la gente no puede andar con un celular “sin ser asaltado”, y no se le pone paro a la “delincuencia creciente”.

“¡Hay de aquellos que siguen entregando al hijo del hombre! Más le valdría no haber nacido”, concluyó la primera palabra.