Henri castiga con más lluvias el anegado noreste de Estados Unidos

El lento sistema tormentoso Henri se tomaba su tiempo para empapar el noreste de Estados Unidos, y el lunes permanecía sobre una región ya anegada por los constantes aguaceros de la tormenta.

Henri, que tocó tierra el domingo por la tarde en Rhode Island como tormenta tropical, se ha desplazado hacia el noroeste a través de Connecticut. Ya antes había enviado lluvias hacia el oeste, e inundó zonas tan lejanas como Nueva Jersey antes de llegar hasta Pensilvania, aunque se rebajó su categoría a depresión tropical.

Unas 140.000 viviendas se quedaron sin electricidad y los aluviones obligaron a cerrar puentes, inundaron carreteras y dejaron a algunas personas varadas en sus vehículos.

Localidades costeras desde los Hamptons, en Long Island, a Cape Cod, en Massachusetts, respiraron con alivio el domingo al librarse de los peores daños. Otras zonas de Nueva Inglaterra aguardaban el regreso de la tormenta.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos esperaba que Henri se moviera aún más despacio y probablemente permaneciera sobre la frontera estatal entre Connecticut y Nueva York, antes de regresar al este a través de Nueva Inglaterra y llegar al Océano Atlántico.

Para el lunes por la mañana, el sistema se movía hacia el este a apenas 2 kilómetros (1 milla) por hora.

Henri podría dejar entre 8 y 15 centímetros (de 3 a 6 pulgadas) de lluvia en muchos lugares, con cifras mayores en puntos aislados. De 3 a 8 centímetros (de 1 a 3 pulgadas) se esperaban en zonas de Long Island, Nueva Inglaterra, el sureste de Nueva York, Nueva Jersey y el noreste de Pensilvania hasta el lunes, según la agencia.

Las autoridades de Nueva Inglaterra temían que unos centímetros más de agua fueran un punto de inflexión tras las lluvias récord del verano.

“La tierra está tan saturada que puede inundarse apenas con una pulgada más de lluvia”, advirtió el domingo por la noche el gobernador de Connecticut, Ned Lamont.

En Helmetta, una población en el centro de Nueva Jersey, unos 200 vecinos huyeron a terrenos más altos y se refugiaron en hoteles, con amigos o con familiares cuando el agua inundó sus casas el domingo.

“Llegó muy rápido, en un abrir y cerrar de ojos”, dijo el alcalde de la ciudad, Christopher Slaviceckh, cuyos padres habían tenido que huir de su casa. “Ahora toca limpiar. De modo que esto está lejos de terminar”.

El presidente, Joe Biden, declaró zonas de desastre en Massachusetts, Rhode Island y Connecticut, lo que facilitaba el acceso a fondos federales de recuperación en esos estados.

“Estamos haciendo todo lo posible para ayudar a esos estados a prepararse, responder y recuperarse”, dijo Biden, que también ofreció sus condolencias el domingo a los vecinos de Tennessee, donde otra tormenta provocó inundaciones con al menos 22 muertos y decenas de desaparecidos.