Florida retira fondos a dos distritos escolares que impusieron tapabocas en sus centros

El gobierno de Florida retiró fondos a dos distritos escolares que impusieron el uso de mascarillas en sus establecimientos para frenar los contagios de COVID alegando que esa medida incumple la ley, anunciaron autoridades estatales este lunes.

“Vamos a luchar para proteger el derecho de los padres a tomar decisiones sobre la atención sanitaria de sus hijos”, indicó el comisionado de Educación del estado, Richard Corcoran, en un comunicado.

Los distritos sancionados, en los condados de Alachua y Broward, dejarán de percibir fondos equivalentes al salario mensual de los miembros de sus juntas directivas, precisó el funcionario.

La decisión es el último episodio de una disputa sobre las mascarillas entre el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y los distritos escolares, en pleno repunte de la pandemia en el estado.

DeSantis firmó una orden ejecutiva el 30 de julio para impedir que las escuelas impusieran los tapabocas, pero varios distritos ignoraron esa ley y siguieron adelante con sus planes.

El viernes, un juez de Florida dictaminó que los distritos escolares podían obligar a sus alumnos y a su personal a llevar mascarillas, asestando un golpe al gobernador republicano.

El magistrado impidió, además, que el gobierno estatal castigara a aquellos que incumplieran la orden de DeSantis.

Eso no impidió el anuncio del Departamento de Educación, que hace 10 días había amenazado con sancionar a los distritos de Alachua y Broward por no acatar la ley.

Ahora falta por ver si el castigo se acaba aplicando.

Los distritos escolares no sólo tienen una decisión judicial a su favor, sino que también cuentan con el apoyo del presidente estadounidense, Joe Biden, muy crítico con la gestión de DeSantis durante la pandemia.

Hace unos días, el mandatario demócrata prometió usar un fondo federal “para cubrir los salarios de los valientes miembros de la junta escolar de Florida, los superintendentes y otros educadores que mantienen” a los niños a salvo.

Desde el inicio del curso escolar en varios condados de Florida, miles de estudiantes tuvieron que permanecer en cuarentena tras contagiarse o estar en contacto con enfermos de COVID-19.