España impide que convocados viajen a Sudamérica

La FIFA encontró el jueves más resistencia a la realización de las próximas dos fechas de las eliminatorias mundialistas de Sudamérica. La Liga de España imposibilitó a sus jugadores hacer el viaje al Cono Sur, mientras que la de Francia se opuso a la exigencia de liberarlos en medio de las medidas sanitarias y problemas logísticos a raíz de la pandemia.

Al calcar una medida de la Liga Premier inglesa, los clubes españoles comunicaron a sus jugadores que no podrán viajar a Sudamérica para la primera de dos ventanas de las eliminatorias, en septiembre y octubre.

Luego que la doble fecha de marzo tuvo que ser suspendida por una nueva oleada de coronavirus, la FIFA aprobó que la Confederación Sudamericana de Fútbol añadiera un tercer partido a su programa de las eliminatorias, apenas dos días antes de la reanudación de las ligas domésticas en Europa.

Luego de una reunión el jueves con los clubes afectados por las convocatorias de la CONMEBOL, la Liga española manifestó que la adición de dos días a la fecha FIFA afecta de ‘una forma flagrante al calendario y a la integridad” de su torneo.

Añadió que los clubes acordaron comunicar a sus jugadores convocados la “imposibilidad del desplazamiento” con sus respectivas selecciones sudamericanas, a la espera de que se “aclare la situación y problemática actual”. También decidieron iniciar medidas cautelares ante los tribunales en caso que la FIFA responda con sanciones.

La liga francesa dijo que “lamenta la total falta de consideración de la FIFA hacia los intereses de los campeonatos nacionales y los clubes como empleadores de los jugadores”.

Francia se sumó a los pronunciamientos de las ligas de Inglaterra, España e Italia, así como del Foro Mundial de Ligas y la Asociación de Clubes de Europa.

El rechazo europeo pone en duda si Lionel Messi y Neymar, nuevos compañeros en el Paris Saint-Germain, podrán toparse en las eliminatorias en el duelo Argentina-Brasil en Sao Paulo el 5 de septiembre. Pero la liga francesa no indicó de momento si sus clubes han tomado una decisión similar a la Inglaterra y España.

La rebeldía europea tuvo a Inglaterra como punta de partida cuando los clubes de la Liga Premier inglesa advirtieron que sus jugadores sudamericanos — como los brasileños Roberto Firmino, Thiago Silva y Gabriel Jesús — tienen que hacer una cuarentena obligatoria de 10 días en un hotel al regresar a Inglaterra. Se exponen a perderlos para varias jornadas de las competiciones domésticas y las copas europeas. Liverpool tomó la iniciativa al negar ceder al atacante Mohamed Salah a la selección de Egipto.

La FIFA comunicó a la CONMEBOL que los clubes que no cedan a los jugadores se expondrán a lesiones.

El presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile, Pablo Milad, señaló que se le ha instruido a los jugadores chilenos en Europa viajar igual y que la entidad afrontará las consecuencias.

“Ya le pedimos los jugadores que se vinieran en las fechas estipuladas, y nosotros afrontaremos cualquier situación en el futuro, pero es fecha FIFA y los clubes deben acceder”, dijo Milad.

En el caso de Chile las bajas podrían incluir a piezas importantes como los volantes Arturo Vidal y Erick Pulgar, el arquero Claudio Bravo y los zagueros Francisco Sierralta y Ben Brereton.

“Chile al igual que CONMEBOL está en una posición de no acceder a la petición de los clubes y los jugadores deben presentarse en las fechas para realizar estas clasificatorias”, insistió Milan.

De momento, la entidad sudamericana se ha cobijado bajo las gestiones de la FIFA, cuyo presidente Gianni Infantino se pronunció sobre el asunto el miércoles al informar que había consultado directamente con el primer ministro británico Boris Johnson.

Infantino le pidió a Johnson que autorice una excepción de las cuarentenas a los jugadores. También clamó por más “solidaridad” de parte de las ligas y los clubes europeos.

“Me gustaría que todas las federaciones miembro, todas las ligas y todos los clubes mostraran solidaridad e hicieran lo que es tanto correcto como justo para el fútbol mundial”, dijo Infantino. “Muchos de los mejores jugadores del mundo compiten en la liga española y la liga inglesa, y consideramos que estos países también comparten la responsabilidad de preservar y proteger la integridad deportiva de las competiciones de todo el planeta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *