El Tribunal Superior de Bogotá se abstiene de imputar a un exgeneral del Ejército por ejecuciones extrajudiciales

Publicado: 31 ago 2021 01:45 GMT

El juez consideró que el caso del militar retirado Mario Montoya, acusado por la Fiscalía General por más de un centenar de crímenes, le corresponde a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Desechando una solicitud expresa de la Fiscalía General del Estado, el Tribunal Supremo de Bogotá, Colombia, se abstuvo este lunes de realizar la audiencia de imputación del exgeneral del Ejército Mario Montoya Uribe por ejecuciones extrajudiciales, al considerar «innegable» que la competencia de ese caso le corresponde a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), informó el periódico El Tiempo.

La Fiscalía había solicitado la imputación del militar retirado, presuntamente implicado en el asesinato de 104 personas dentro de los llamados ‘falsos positivos’, ocurridos entre noviembre de 2007 y noviembre de 2008.

De acuerdo con los fiscales, los militares bajo el mando del general mataban a civiles y luego las víctimas eran presentadas como resultados operacionales en la lucha contra la guerrilla de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Un atentado con artefacto explosivo contra una sede policial en Colombia deja 14 heridosUn atentado con artefacto explosivo contra una sede policial en Colombia deja 14 heridos

En respuesta, el juez Fabio David Bernal Suárez sostiene que los hechos que se le imputan al exgeneral no pueden ser juzgados por la Justicia ordinaria, y tienen que mantenerse, como hasta ahora, bajo la órbita de la JEP, mecanismo de Justicia creado tras el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las FARC, firmado en septiembre de 2016.

No obstante, el magistrado aclaró que la Fiscalía podrá indagar e investigar, sin llegar a la imputación. 

Mario Montoya fue comandante del Ejército colombiano entre 2006 y 2008, durante el Gobierno de Álvaro Uribe. Se calcula que bajo sus órdenes se registraron más de 6.500 muertes, de las cuales más de 2.400 corresponden a civiles. Su defensa aduce que no se le puede atribuir responsabilidad por acciones de subalternos y que el acusado desconocía que se cometían esos asesinatos.