El inversor Bill Gross considera “basura” los bonos que le hicieron millonario (y mete en el mismo saco el efectivo)

Publicado: 3 sep 2021 06:03 GMT

Según el ‘rey de los bonos’, es mejor que el crecimiento de los beneficios empresarales sea de más de dos dígitos, ya que, de lo contrario, los valores también podrían unirse al “camión de la basura”.

El veterano inversionista Bill Gross considera “basura” el dinero en efectivo, los bonos y fondos que los compran, según se desprende de un análisis que ha publicado en su página web.

“El efectivo ha sido basura durante mucho tiempo, pero ahora hay nuevos competidores para la inversión basura. Los fondos de bonos de intermedio a largo plazo están en ese receptáculo de basura, seguro, pero ¿le seguirán las acciones?“, se pregunta el cofundador de Pimco.

Según el inversor de 77 años, conocido en Wall Street como ‘el rey de los bonos’, es mejor que el crecimiento de los beneficios empresariales sea de más de dos dígitos, ya que, de lo contrario, los valores también podrían unirse al “camión de la basura”.

¿Por qué los inversores apuestan por criptomonedas menos conocidas tras el crecimiento del bitcóin y del ether?¿Por qué los inversores apuestan por criptomonedas menos conocidas tras el crecimiento del bitcóin y del ether?

Gross opina que el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años podrían crecer hasta el 2 % desde el 1,3 % actual en los próximos 12 meses, lo que supondría para los inversores una pérdida de entre el 2,5 % y 3 %

El pasado mes de marzo, Gros declaró a Bloomberg que había empezado a apostar contra los bonos del Tesoro en torno al 1,25 % de su rendimiento. Gross explicó entonces que esperaba que una combinación de alza de precios de materias primas, debilitamiento del dólar y estimulación gubernamental de la demanda impulsaría la inflación hasta el 3-4 %.

El multimillonario escribe que la Reserva Federal, que absorbió un 60 % de las emisiones netas de bonos mediante la flexibilización cuantitativa, pronto empezará a reducir las compras. La adquisición de 120.000 millones de dólares al mes podría tocar a su fin a mediados de 2022.

Mientras, los bancos centrales y los inversores extranjeros han estado vendiendo en los últimos años y un déficit fiscal de 1,5 billones de dólares es el mínimo al que se enfrenta EE.UU.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!