El Ejército británico suspende las pruebas de sus más avanzados vehículos blindados por los problemas que generan para la salud

Publicado: 8 sep 2021 00:26 GMT

El mayor problema que presentan estos vehículos es el enorme ruido y vibraciones, que afectan a la salud de sus tripulantes e imposibilitan el fuego en movimiento.

Las Fuerzas Armadas británicas han suspendido las pruebas y puesta en servicio de los nuevos vehículos de combate blindados Ajax por la pérdida auditiva que han generado a 300 soldados expuestos al ruido del nuevo vehículo blindado del Ejército.

El Ministerio de Defensa británico ha confirmado que «todas las pruebas y entrenamientos en vehículos Ajax permanecen suspendidas» y agregó que no aceptarán un vehículo «que no sea apto para su propósito».

Además, el comunicado emitido por Jeremy Quin, ministro de Adquisiciones de Defensa, establece que «no es posible determinar una escala de tiempo realista para la introducción de los vehículos Ajax en servicio operativo».

El Gobierno del Reino Unido encargó 589 vehículos Ajax por un importe total de 4.500 millones de dólares a la compañía estadounidense General Dynamics en 2014. En junio de este año, el rotativo The Times informó que las pruebas de estos vehículos estuvieron suspendidas durante unos cuatro meses debido a que los soldados que los probaban enfermaran debido a los fuertes ruidos y vibraciones que produce. 

Uno de los principales problemas fue que las protecciones auditivas que se les proporcionaron a los soldados eran ineficaces ante el estruendo que generan los vehículos. 

Además, las violentas vibraciones del Ajax hacen que sea imposible disparar sus armas mientras el vehículo se encuentra en movimiento.