Edgar Ramírez se suma a la terapia del “Yes Day”

El actor venezolano Edgar Ramírez fue uno de los que más se divirtió en las alocadas escenas de la comedia familiar “Yes Day” (“¡Hoy sí!”) pues, sin saberlo, el director puertorriqueño Miguel Arteta y la coprotagonista Jennifer Garner le estaban ayudando a cumplir una que otra fantasía.

En la cinta, estrenada el viernes en Netflix, Ramírez interpreta a Carlos Torres, quien lleva una vida normal junto con su esposa Allison (Garner) y sus tres hijos. Pero al parecer Allison tiene demasiadas restricciones. Tras una reveladora junta escolar en la que ve que sus hijos la consideraran una ogra, recibe el consejo de hacer un “Yes Day”: un día en que los niños son los que deciden qué hacer y ellos como papás no se pueden negar (salvo por excepciones como no hacer nada ilegal).

El desayuno del “Yes Day” es una montaña de helado en un restaurante que reta a los clientes a comérsela completa para no tener que pagar.

“Poco sospecharía yo que de adulto esta película me iba a permitir realizar esa fantasía”, dijo Ramírez, quien de niño soñaba con comer helado “sin ningún tipo de límite”, a AP. “Además yo me lo comí, soy un comedor de helado profesional. Eso no fue edición”.

El “Yes Day” también lleva a la familia a un parque de diversiones lleno de montañas rusas, otra de las cosas que le encantan a Ramírez.

“Me monté en todas”, dijo. “Filmamos en ese parque de diversiones como una semana… Con Julian (Lerner) que hace el papel de mi hijo, y con Jenna (Ortega) que es nuestra hija adolescente y con sus papás nos montamos en todas las montañas rusas y fue muy, muy divertido”.

[embedded content]

Aunque existe el mito de que trabajar con niños actores puede ser complicado, Ramírez, quien no tiene hijos pero se considera un tío muy presente, encontró la experiencia bastante agradable e incluso aleccionadora.

“Everly (Carganilla) era impresionante”, dijo sobre la menor de las actrices que conformaron la familia en la cinta. “Era la más chiquita y era como una adulta chiquitita, se sabía siempre sus líneas súper tranquila, muy entera y súper dulce. Todos eran grandes profesionales, son grandes profesionales, y muy dulces también”.

Precisamente con Everly tiene una escena cantando en un auto en la que se nota su gran complicidad. Ella elige una clásica, “The Gummy Bear Song”, que él canta con gusto, pero la nena también sabe rockear y canta con papá “Epic” de la banda de rock Faith No More.

“Ahí Miguel (Arteta) me compró la idea”, dijo Ramírez. “Es una de mis canciones favoritas y me parecía muy divertido poderla cantar con mi hija de 5 años”.

En la película, queda claro que Carlos es de ascendencia latina y hay un par de diálogos en español entre Garner y Ortega. Pero más allá de eso es muy positivo verlos funcionar como familia, conocer cómo es cada uno sin encasillarlos.

“Es refrescante además que es completamente natural”, dijo Ramírez. “La película no hace un punto político o social acerca de la biculturalidad de la familia… Eso es lo que vemos todos los días, familias compuestas de diferentes culturas que hablan diferentes idiomas”.

“Obviamente como latino es un honor poder participar en extender y en profundizar la representación de nuestra comunidad en las historias que contamos, especialmente en Hollywood”, agregó.

Ramírez, quien se encontraba de viaje en las Montañas Rocosas para hacer snowboard, debuta en la comedia con esta película. Para el actor de “Hands of Stone” (“Manos de piedra”), “Gold” (“El poder de la ambición”) y “Point Break” (“Punto de quiebre”) fue “un reto”, pero se sintió muy acompañado por Arteta y Garner, quien además es productora de la cinta, y dijo que ya están planificando una secuela.

Ramírez espera que sirva de esperanza en la pandemia sobre tiempos mejores por venir. Y en cuanto al “Yes Day”, originalmente planteado en un libro ilustrado de Amy Krouse Rosenthal, recomienda practicarlo no solamente en familia.

“Considero firmemente que el ‘Yes Day’ es una gran herramienta terapéutica”, dijo el actor. “Cualquier relación que sea importante para ti, sea con tu pareja, con tus padres, en el trabajo… puede ser merecedora de un ‘Yes Day’”.