Deshaun Watson suspendido por 6 juegos

El mariscal de campo de los Cleveland Browns, Deshaun Watson, fue suspendido por seis juegos por violar la política de conducta personal de la NFL luego de las acusaciones de conducta sexual inapropiada hechas en su contra por dos docenas de mujeres en Texas, dijeron dos personas familiarizadas con la decisión.

Las personas hablaron bajo condición de anonimato porque la decisión no se había hecho pública. Watson, quien jugó durante cuatro temporadas con Houston antes de ser cambiado a Cleveland en marzo, resolvió recientemente 23 de 24 demandas presentadas por masajistas que alegaban acoso y agresión sexual durante sus citas en 2020 y 2021.

Te recomendamos leer: La NFL anuncia la audiencia disciplinaria del pasador Deshaun Watson

Después de enterarse de que el fallo era inminente, la Asociación de Jugadores de la NFL emitió un comunicado conjunto con Watson el domingo, diciendo que no apelarán el fallo de la oficial disciplinaria Sue L. Robinson e instó a la liga a hacer lo mismo.

“Cada jugador, propietario, socio comercial y parte interesada merece saber que nuestro proceso es legítimo y no se verá empañado por los caprichos de la oficina de la Liga”, dijo el sindicato en un comunicado.

Si alguna de las partes apeló, el comisionado de la NFL, Roger Goodell, o alguien que él designe, tomará la decisión, según los términos del contrato colectivo de trabajo. El sindicato entonces podría intentar impugnar ese fallo en un tribunal federal.

Mientras esperaba el fallo, Watson ha estado en el campamento de entrenamiento con los Browns. Continuó tomando la mayoría de las repeticiones con la ofensiva del primer equipo, que se entregará al suplente Jacoby Brissett mientras esté fuera de juego.

La liga había presionado para una suspensión indefinida de al menos un año y una multa de $5 millones para Watson. La Asociación de Jugadores de la NFL argumentó que Watson no debería ser castigado en absoluto porque no fue condenado por ningún delito.

Dos grandes jurados en Texas se negaron a acusar a Watson por denuncias penales presentadas por 10 de las mujeres.

Este fue el primer caso de Robinson, un exjuez de distrito de EE. UU. que fue designado conjuntamente por la NFL y el sindicato para manejar la mala conducta de los jugadores, un cargo que anteriormente ocupaba Goodell.

Watson, tres veces elegido al Pro Bowl con los Texans, ha visto su carrera como jugador estancada por las acusaciones de que actuó de manera inapropiada con las mujeres durante las sesiones de terapia de masaje que programó a través de las redes sociales. Se quedó fuera de la temporada 2021.

En sus demandas, las mujeres acusaron a Watson de exponerse, tocarlas con su pene o besarlas en contra de su voluntad. Una mujer alegó que Watson la obligó a practicar sexo oral.

Watson ha negado haber actuado mal e insiste en que cualquier actividad sexual con tres de las mujeres fue consentida. Insistió públicamente en que su objetivo era limpiar su nombre antes de llegar a acuerdos financieros confidenciales con 20 de las mujeres.

El caso de alto perfil de Watson ha renovado el escrutinio del manejo de la mala conducta de los jugadores por parte de la liga, junto con su apoyo a las mujeres, y dejó a los Browns preguntándose si alguna vez encontrarán un mariscal de campo franquicia.

Desde el cambio, Watson ha estado en exhibición pública, y los fanáticos cuestionan si la liga tenía la autoridad para prohibirle jugar.

La liga ha sido sensible con su imagen y ha aplicado la disciplina adecuada a Watson después de haber sido criticada por su manejo de casos anteriores de conducta sexual inapropiada que involucraron al corredor de Baltimore Ray Rice, el mariscal de campo de Pittsburgh Ben Roethlisberger y el corredor de Cleveland Kareem Hunt, entre otros.

Por su parte, los Browns fueron ampliamente criticados por fichar a Watson. El equipo ha estado desesperado por encontrar una respuesta a largo plazo como mariscal de campo (han tenido 32 titulares en la liga desde 1999). Muchos cuestionaron por qué el equipo aceptaría a un jugador con tanto bagaje.

Durante su conferencia de prensa introductoria después de que fue cambiado a Cleveland, Watson se mantuvo firme sobre su inocencia.

“Nunca he agredido, faltado el respeto o acosado a ninguna mujer en mi vida”, dijo en el estrado, donde se le unieron el gerente general de los Browns, Andrew Berry, y el entrenador Kevin Stefanski. “Me criaron de manera diferente. Ese no es mi ADN. Esa no es mi cultura. Esa no soy yo como persona”.

Repitió esos comentarios tres meses después durante el minicampamento de los Browns, insistiendo en que su único objetivo era limpiar su nombre. Sin embargo, una semana después resolvió 20 de las demandas civiles. Las demandas restantes aún podrían ir a juicio, pero no hasta 2023 después de que ambas partes acordaron esperar hasta después de la próxima temporada.

El 15 de julio, 30 mujeres resolvieron demandas contra los Texans después de afirmar que el equipo ignoró y permitió que Watson las acosara y agrediera durante las sesiones de terapia. Los términos de los acuerdos se mantuvieron confidenciales.

A pesar del enredo legal de Watson, los Browns y otros equipos, persiguieron a Watson después de que el primer jurado se negara a acusarlo.

Inicialmente, Watson rechazó a los Browns. Pero los dueños de Cleveland, Dee y Jimmy Haslam, lo atrajeron con un contrato de cinco años y $230 millones totalmente garantizado.

Watson tenía otras ofertas, pero eligió a los Browns y renunció a su cláusula de no cambio para unirse a un equipo que venía de una temporada decepcionante de 8-9. Cleveland completó el trato el 18 de marzo al aceptar enviar a Houston tres selecciones de primera ronda y seis selecciones en general para Watson.

Los Haslam dijeron que cualquier preocupación que tuvieran sobre su carácter o comportamiento se alivió cuando volaron a Houston junto con Berry y Stefanski.

Watson, un All-American en Clemson, fue reclutado por los Texans con la selección No. 12 en 2017. Comenzó seis juegos como novato antes de lanzar para 4,165 yardas y 26 touchdowns en su segundo año.

Watson se ha convertido en uno de los QB de élite de la liga, acumulando 4,823 yardas y 33 TD en 2020.

Fuente: AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.