Demuestran que los salarios ‘crecen’ entre los empleados que son más altos

Publicado: 21 ago 2021 07:37 GMT

El estudio, que examinó datos de 2.383 voluntarios en Estados Unidos, incluidos escaneos tridimensionales de todo el cuerpo, también determinó que las mujeres delgadas tienen mejor sueldo.

Los hombres altos y las mujeres delgadas gozan de un salario promedio mayor que aquellos trabajadores con otra complexión física, según concluye un reciente estudio publicado por la revista científica Plos One.

Los investigadores examinaron datos de 2.383 voluntarios en Estados Unidos, incluidos escaneos tridimensionales de todo el cuerpo, así como información sobre los ingresos familiares y el género.

Entre los resultados más sorprendentes del estudio destaca un cálculo que atribuye un aumento de 998 dólares en los ingresos familiares por cada centímetro de más en un hombre que gana 70.000 dólares al año. Por lo tanto, un hombre que mida 1,85 metros ganaría 9.980 dólares más al año que uno que realice el mismo trabajo y mida 1,75 metros.  

"Déjenme trabajar desde casa o buscaré otro empleo": cómo la pandemia cambió las preferencias laborales"Déjenme trabajar desde casa o buscaré otro empleo": cómo la pandemia cambió las preferencias laborales

En lo que se refiere a las mujeres, los investigadores determinaron que por cada disminución de un punto de índice de masa corporal (IMC) se aprecia un aumento de 1.000 dólares anuales.

“He tenido curiosidad por saber si existe o no un privilegio de atractivo físico en los resultados del mercado laboral”, explica Suyong Song, autor principal del nuevo estudio. Según él, uno de los mayores desafíos fue ver “cómo los investigadores superan los errores de notificación en las medidas corporales, como la altura o el peso, ya que la mayoría de los estudios anteriores a menudo definían la apariencia física a partir de opiniones subjetivas basadas en encuestas”. 

“Los hallazgos mostraron que existe una relación estadísticamente significativa entre la apariencia física y los ingresos familiares y que estas asociaciones difieren entre los géneros”, subraya.

Los datos del estudio solo incluyen los ingresos familiares en lugar de los ingresos individuales, lo que da margen a que otros factores también influyan en la disparidad salarial. Sin embargo, Song destaca la importancia de “medir correctamente las características corporales para proporcionar políticas públicas adecuadas que mejoren la atención médica y mitiguen la discriminación y los prejuicios en el mercado laboral”.

El equipo científico propone, además, que se fomenten los mecanismos para minimizar el sesgo a través de los procesos de contratación y promoción, incluida la implementación de entrevistas a ciegas donde el gerente de contratación no vea al candidato durante el proceso y, por lo tanto, no pueda desarrollar prejuicios.