Casi mil ataúdes se deterioran a la intemperie en un cementerio de Palermo

Casi mil ataúdes se amontonan en los pasillos del cementerio de los Rotoli de Palermo (Sicilia, sur), donde se deterioran debido al sol y a las altas temperaturas, y algunos de ellos han llegado a desprender líquidos e incluso a estallar por los procesos químicos de descomposición.

Este martes, el ‘Giornale di Sicilia’ hizo públicas unas imágenes tomadas el pasado 3 de agosto por la empresa Reset, la subcontrata que se ocupa del cementerio municipal, que muestran el hacinamiento de los ataúdes y su estado de conservación, en muchos casos a la intemperie durante más de un año.

Debajo de carpas instaladas en los pasillos del cementerio e incluso dentro de oficinas administrativas, 733 féretros se apilan en estantes y otros 242 directamente sobre el asfalto.

‘La mayor vergüenza de la ciudad’, asegura Reset en el vídeo que publica hoy el periódico siciliano, que da cuenta de la suciedad que rodea a los ataúdes: flores secas, hojas caídas de los árboles del cementerio, grandes telas de araña o restos de textos religiosos.

El calor empeora los procesos de descomposición y la empresa denuncia que la situación va ‘claramente en contra de las advertencias sanitarias’.

Además, el crematorio del cementerio lleva más de un año sin funcionar.

‘Debido a la falta de fosas, además de las altas temperaturas, numerosos ataúdes han comenzado a desprender líquidos. La situación es ahora tal que urge el entierro inmediato o la compra urgente e impostergable de recipientes de zinc destinados a contenerlos’, aseguró recientemente el director del cementerio, Leonardo Cristofaro, según el ‘Giornale di Sicilia’.

En respuesta a la situación, el senador y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, llevará la cuestión al Parlamento, según los medios italianos.