Cámara corporal de un oficial de Luisiana capta el momento en que golpea 18 veces con una linterna a un automovilista negro (VIDEO)

Publicado: 26 ago 2021 10:31 GMT

Las imágenes fueron publicadas esta semana por AP, dos años después que sucediera el incidente.

La cámara corporal de un agente de la Policía del estado de Luisiana (EE.UU.) captó el momento en que golpeó 18 veces con una linterna a un conductor negro, un ataque que el oficial defendió como «cumplimiento del dolor».

«¡No me resisto! ¡No me resisto!», se oyó gritar a Aaron Larry Bowman, de 46 años, en un video que fue mantenido en secreto durante más de dos años, antes de ser difundido esta semana por AP. La paliza, que ocurrió en mayo de 2019 tras un control de tráfico en la ciudad de Monroe, le dejó al hombre fracturadas la mandíbula, tres costillas y una muñeca, además de un corte en la cabeza que requirió seis grapas para cerrarlo.

Aunque el incidente fue grabado, la Policía estatal solo comenzó a investigar la agresión contra Bowman semanas después de que la víctima presentara una demanda civil. Las autoridades emitieron este miércoles un comunicado en el que declararon que Jacob Brown, policía blanco de 31 años que golpeó al hombre, «realizó acciones excesivas e injustificables«, no informó del uso de la fuerza a sus supervisores y «etiquetó intencionadamente mal» el video de su cámara corporal, intentando «ocultarlo de cualquier revisión administrativa».

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad

Ya antes de dimitir el pasado marzo, el oficial registraba 23 incidentes de uso desproporcionado de fuerza desde el 2015, en 19 casos contra personas negras, según los registros de la Policía estatal. Aparte de una investigación federal, Brown se enfrenta a cargos estatales por agresión en segundo grado y prevaricación en la paliza contra Bowman. También afronta cargos estatales por otras dos detenciones violentas de automovilistas negros, incluyendo una de 2020 en la que se jactó, en un chat de grupo con otros agentes, de que el sospechoso estaría «adolorido» y dijo que le «calentaba el corazón» saber que pudo «educar a ese joven».

Por su parte, Bowman detalló en una entrevista con AP que no había visto el video hasta que los fiscales del Departamento de Justicia de EE.UU. se lo mostraron a él y a su abogado civil hace poco. «No dejaba de pensar que iba a morir esa noche«, recordó. «Fue como revivirlo todo de nuevo. Al verlo, me derrumbé de nuevo», apuntó, añadiendo que no quiere que «nadie pase por eso».

¿Qué pasó?

La madrugada del 31 de mayo de 2019, cuando Bowman fue detenido por una infracción de tráfico, el oficial Brown llegó a la escena después que los ayudantes del sheriff sacaran al hombre de su coche por la fuerza y lo obligaran a postrarse en el suelo. El policía dijo más tarde a los investigadores que «estaba en la zona y trataba de involucrarse».

Empuñando una linterna de aluminio de 20 centímetros, reforzada con un extremo puntiagudo capaz de romper cristales de coches, el oficial saltó del vehículo policial y comenzó a pegarle al detenido en la cabeza y el cuerpo. En apenas 24 segundos le lanzó 18 golpes, según un informe de investigación. «¡Dame tus malditas manos», gritó el agente. «No estoy jugando contigo», agregó.

Por su parte, Bowman intentó explicar varias veces que era un paciente de diálisis, que no había hecho nada malo y que no se estaba resistiendo. «No me estoy peleando con usted, usted está peleando conmigo«, dijo, a lo que el policía respondió con «¡Cállate la boca!» y «No estás escuchando». Unos segundos después se oye al hombre gemir en el suelo: «¡Estoy sangrando!¡Me golpearon en la cabeza con una linterna!».

Brown declaró más tarde que el hombre había golpeado a un ayudante del sheriff y que los golpes que propinó eran «para cumplir con el dolor», con la intención de que el sospechoso se dejara poner las esposas. Los investigadores que revisaron el video de la agresión, meses después del hecho, determinaron que su uso de la fuerza no fue razonable ni necesario.

Por su parte, la víctima negó haber golpeado a alguien, y no se le vio en las imágenes siendo violento con los agentes. Sin embargo, sigue enfrentando una serie de cargos, que incluyen agresión a un policía, resistencia a un agente y la infracción de tráfico por la que fue detenido inicialmente: uso indebido del carril.

Nuevo impulso para la investigación federal

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles de Luisiana dijo que el video en cuestión aporta un nuevo impulso para que las autoridades federales lleven a cabo una investigación de la Policía estatal, en términos de «patrón y práctica».

«En ausencia de una supervisión federal, la Policía Estatal de Luisiana seguirá poniendo a los habitantes de Luisiana en peligro de sufrir violaciones de sus derechos constitucionales», subrayó la directora ejecutiva del grupo, Alanah Odoms.

Mientras, Robert Tew, fiscal del distrito de Monroe, se negó a comentar el caso de Brown o cualquier asunto relacionado con la Policía estatal. «Veremos qué tiene que hacer el Departamento de Justicia», dijo.