Bagwal, el festival sangriento en el que los residentes de una ciudad india se lanzan piedras y provocan decenas de heridos anualmente (VIDEO)

Publicado: 28 ago 2021 12:26 GMT

Se celebra en la localidad de Devidhura para aplacar a una diosa que, según la creencia, ayudó a sus habitantes a librarse de demonios.

Al menos 75 personas resultaron heridas y fueron tratadas el pasado domingo durante la celebración del festival anual indio de Bagwal, durante el cual los integrantes de grupos rivales se lanzan piedras unos a otros a lo largo de ocho minutos, informa The Times of India.

El evento tiene lugar en un templo de la ciudad de Devidhura, en el estado de Uttarakhand. Los participantes proceden de cuatro clanes locales —Walik, Chamyal, Lamgaria y Gaherwal— y se enzarzan en una batalla con piedras y palos. La lucha continúa hasta que un sacerdote determina que se ha derramado suficiente sangre en honor de la diosa Maa Barahi y exige detener la contienda.

Para protegerse, los participantes pueden usar escudos de madera, pero aún así muchos resultan heridos cada año.

En 2013, el Tribunal Superior de Uttarakhand dictaminó que en lugar de piedras se usaran flores y frutas, pero los participantes en el festival hicieron caso omiso de esta decisión, considerando que la falta de sangre enfadaría a la diosa y provocaría una catástrofe.

«Ningún guerrero se ve obligado a participar en Bagwal. Lo hacemos voluntariamente para apaciguar a nuestra diosa», dijo en ese contexto Trilok Singh, líder del clan Gaherwal, citado por The Hindu. «No vamos a acabar con nuestras tradiciones por orden de  una administración de distrito. Ofrecer nuestra sangre a la diosa es importante para nosotros. Consideramos que nuestras heridas son bendiciones», destacó.

El ritual se basa en una creencia, de acuerdo con la cual alguna vez Devidhura fue invadida por demonios y los cuatro clanes mencionados le rezaron a Barahi para que salvara a la gente. La diosa aceptó hacerlo, pero pidió a cambio que se le hiciera un sacrificio humano cada año. Luego, sin embargo, Barahi permitió a los residentes locales lanzarse piedras entre sí, para que la sangre derramada en el proceso reemplazara el sacrificio.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!