Aprueban la liberación incondicional de John Hinckley Jr., el hombre que intentó asesinar a Ronald Reagan hace 40 años

Publicado: 27 sep 2021 17:27 GMT

En 1981, el sujeto disparó e hirió al 40.º presidente de Estados Unidos cerca de un hotel en Washington.

Este lunes, la Justicia estadounidense llegó a un acuerdo para la liberación incondicional de John Hinckley Jr., el hombre que en 1981 intentó asesinar al entonces presidente del país norteamericano, Ronald Reagan, informa AP.

El juez federal Paul Friedman afirmó que el sujeto puede ser liberado de todas las restricciones que le quedan el próximo año, si sigue cumpliendo las normas y se mantiene mentalmente estable. Según un reportero de NBC, la liberación de Hinckley empezará en junio de 2022. 

Barry Levine, el abogado del atacante, dijo que su cliente quiere expresar sus disculpas y su “profundo arrepentimiento” a las familias de sus víctimas y al pueblo estadounidense. Además, calificó la liberación de una “victoria para la salud mental”.

En 1981, Hinckley disparó e hirió al 40.º presidente de Estados Unidos cerca de un hotel en Washington. El tiroteo paralizó al secretario de prensa de Reagan, James Brady, que murió en 2014, e hirió al agente del Servicio Secreto, Timothy McCarthy, y al policía Thomas Delahunty. No obstante, el jurado declaró inocente al atacante por razón de locura, pero dictaminó que el individuo sufría psicosis y afirmó que necesitaba tratamiento, ordenando su ingreso en un hospital psiquiátrico. 

En 2016, el hombre salió del establecimiento donde se encontraba recluido desde junio de 1982. Las condiciones impuestas por el tribunal implicaban la supervisión de los médicos sobre su tratamiento psiquiátrico. Asimismo, Hinckley no podía poseer armas y ponerse en contacto con los hijos de Reagan, otras víctimas o sus familias, y la actriz Jodie Foster, con la que estaba obsesionado durante el tiroteo de 1981. 

El mes pasado, Levine afirmó que Hinckley ya no representa una amenaza y puede ser liberado sin condiciones, ya que una “evaluación del riesgo de violencia” realizada en 2020 por encargo del Departamento de Salud Mental de Washington demostró que él no supondría un peligro.