Anthony Davis y Dwight Howard resolvieron sus diferencias

La situación entre los hombres grandes de los Lakers ya se resolvió, al menos así lo han dejado saber, Anthony Davis y Dwight Howard, después del encontronazo que ambos sostuvieron el pasado viernes, en una derrota angelina 115-105 ante los Suns de Phoenix.

“Lo dejamos en ese mismo momento. Simplemente tuvimos un desacuerdo sobre algo que estaba en la cancha”, dijo Howard, publicó Los Angeles Times.

Eso fue parte del comentario de Howard luego del desacuerdo, pero tenía más que agregar: “A los dos nos apasiona mucho ganar. No queríamos perder este juego. Entonces, simplemente nos apasiona. Lo sacamos del camino. Nosotros, hombres adultos, pasan cosas. Pero vamos a resolver este pequeño problema entre él y yo, y ese es mi hermano, ese es mi compañero de equipo. Y eso es lo que le dije”.

Y para remachar: “Siempre estaré aquí para ti, pase lo que pase. Siempre lucharé por ti, haré todo lo que pueda para ayudar a este equipo a ganar”. (Davis) Dijo lo mismo. Estamos bien. Lo aplastamos. No hay necesidad de intentar hacerlo más grande que otra cosa”.

El incidente ocurrió, relata LA Times, cuando Davis siguió a Howard fuera de la cancha durante un tiempo muerto mientras intercambiaba palabras, y cuando Howard llegó al banco y se puso de pie, Davis puso sus manos sobre el antebrazo de Howard. Howard se tambaleó hacia el banco y luego fue retenido por sus compañeros de equipo, al igual que Davis.

Davis dijo después del partido que todo estaba perdonado.

“Era solo un esquema de pick-and-roll. Eso fue todo”, dijo Davis. “Él y yo estamos tratando de entender… no solo él y yo, sino que todos estamos tratando de resolverlo en el lado defensivo. Algo pasó. Yo estaba diciendo una cosa, él estaba diciendo otra sobre el plan y una cosa llevó a la otra. Y como dije, lo hablamos y lo dejamos en el vestuario en el medio tiempo”.

LeBron James cerró el tema con un comentario salomónico: “Si no te enojas con ciertas cosas en la cancha que sientes que deberías haber hecho mejor, entonces ¿para qué estás aquí? Entonces, nos gusta eso como un club de pelota. Nos gusta la adversidad. Me gusta la adversidad, y me gusta aún más cuando dos hombres del equipo pueden unirse, hablar de ello y seguir adelante. Eso es lo que hacen los hombres de verdad. No dejan que se demore. Dicen lo que tienes que decir y tú hablas de ello y sigues adelante. Y eso es lo que hicieron esta noche”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *