Alcaldía de El Seibo solicita a vendedores informales retirarse de espacios públicos

La Alcaldía de El Seibo solicitó este miércoles a los vendedores informales que se retiren de las aceras y otros espacios públicos de la avenida Manuela Díez Jiménez, de esta ciudad.

El alcalde Leo Zorrilla manifestó a Diario Libre que envió hace dos semanas una comunicación con la Policía Municipal a los comerciantes informales que se encuentran en la avenida principal de esta ciudad, para que se retiren, ya que estos “no pagan impuestos, no piden permiso y lo que hacen es llenar el pueblo de basura”.

Aseguró que esas personas deben poner sus negocios en el mercado municipal de la ciudad, lugar habilitado para las ventas de todo tipo de alimentos, por consiguiente, dijo, les dará un plazo de 45 días para que se reubiquen.

El alcalde explicó que no quiere hacerle daño a nadie y menos a esas personas que se buscan la vida dignamente, pero que seguir permitiéndoles vender en la vía pública puede convertir la avenida en un mercado y afectar el libre tránsito de la ciudadanía.

Ante la medida anunciada, Manuel Adán Mercedes, vendedor informal, dijo que ve mal la decisión del cabildo, ya que muchas personas se abastecen de su mercancía y no tienen que bajar directamente al mercado.

“En el puesto que estoy no le molesto a nadie, la calle es bastante amplia, no molesta el tránsito; si nos quitan nuestro negocio, nos quedamos sin nada, porque de esto es que vivimos”, contó.

Mercedes precisó que, de mover su negocio de la avenida, le afectaría en un 100 %, porque lo poco que consigue lo tendría que gastar en gasolina recorriendo todos los lugares. Entiende que sería un abuso contra los que se buscan el pan día a día.

De su lado, Crescencio Domínguez, manifestó que, si le retiran su negocio de vender frutas, le estarían quitando su vida, ya que no tiene más nada con qué sustentarse. Entiende que este no es el momento para que el edil tome esa decisión.

“Estamos viviendo un momento difícil, la situación económica no está muy buena y muchos de los que vendemos en las calles no dependemos de más nada, por eso entiendo que deben pensarlo mejor antes de cometer este atropello contra quienes nos mantenemos de esto”, adujo el ciudadano.

Sin embargo, William Martes Guzmán, vendedor de víveres, afirmó que está mal utilizar los puestos públicos para sus ventas, pero que no tienen otra alternativa para buscar dinero y mantener a sus familias.

Manifestó que la alcaldía debería de reubicar o dar un empleo a cada persona que anda buscándose su dinero dignamente.