Al menos 32 muertos al caer autobús al abismo en ruta de Perú

Al menos 32 personas murieron, entre ellas dos niños, y otras veinte resultaron heridas tras caer a un precipicio un ómnibus de pasajeros que viajaba hacia Lima la madrugada de este martes, informó la Policía de Perú.

“Lamentablemente hasta el momento vamos en 32 fallecidos”, dijo el comandante general de la Policía, César Cervantes, quien acudió en helicóptero desde Lima al lugar de la tragedia el martes en la tarde.

El balance inicial era de 17 fallecidos, pero luego subió a 26, después a 29 y ahora a 32. Este es el tercer accidente de transporte que deja numerosas víctimas en Perú en los últimos cuatro días.

El accidente ocurrió en un tramo angosto de la Carretera Central, que une Lima con la Sierra Central peruana, cerca de Matucana, 60 km al este de la capital.

Policías y bomberos seguían revisando los escombros del vehículo y podría haber más víctimas, según Cervantes.

El autobús llevaba a 63 pasajeros y había salido desde Huánuco (300 km al noreste de la capital) con Lima como destino final.

Entre los fallecidos hay dos menores, un niño de seis años y una niña de tres, según la policía.

“Imprudencia”

El general Cervantes afirmó que “la imprudencia” fue una de las causas del accidente, pues el chofer “conducía a alta velocidad”.

Agregó que el chofer que manejaba el vehículo falleció y el otro conductor fue detenido. En los trayectos largos de autobuses van dos conductores, que se turnan.

El autobús chocó con una roca y se despistó cayendo a un abismo de unos 200 metros de profundidad, en dirección a la cuenca del río Rímac, según la versión de algunos pasajeros.

La policía y los bomberos “continúan realizando labores de búsqueda y rescate de heridos y cuerpos de víctimas mortales tras el accidente ocurrido esta madrugada en la Carretera Central. Trabajos de auxilio continuarán durante el resto del día”, publicó también la Policía en Twitter.

Rescatistas evacuaron a los heridos hacia los hospitales de Matucana y Chosica, las localidades más cercanas. Los más graves fueron trasladados en helicóptero a Lima.

Por otro lado, este martes aumentó a 22 la cifra de pasajeros muertos mientras una cantidad indeterminada sigue desaparecida por el choque de dos embarcaciones el domingo en un río de la Amazonía peruana.

Y dos días antes, un bus cayó a un barranco en una ruta andina del sureste del país, pereciendo 17 personas.

Los accidentes en carreteras peruanas son frecuentes debido al exceso de velocidad, mal estado de las rutas, la falta de señalización y escaso control de las autoridades.

La carretera Central tiene una longitud de 180 kilómetros de extensión, y asciende desde la capital peruana, situada en la costa, hasta la ciudad minera de La Oroya, a casi 4,000 metros de altura sobre el nivel del mar. En un tramo bordea los 5,000 metros.

Esta vital vía, construida hace casi un siglo, tiene numerosas curvas pero solo un carril en cada sentido, por lo que el trayecto en automóvil entre Lima y La Oroya puede demorar hasta unas cinco horas.

Hay planes para reemplazarla por una moderna autopista de dos carriles por cada sentido que reduciría el viaje a unas dos horas, según las autoridades.