Acusan a un influyente estudio científico sobre la honestidad de estar basado en datos deshonestos

Publicado: 23 ago 2021 19:21 GMT

El trabajo, cuyos resultados fueron implementados por autoridades y aseguradoras de todo el mundo, está basado en estadísticas manipuladas para confirmar su hipótesis.

Un reconocido estudio científico sobre la honestidad, cuyas conclusiones fueron adoptadas por numerosas agencias gubernamentales y compañías de seguros de todo el mundo, ha sido retractado luego de que trascendiera que el mismo estuvo basado en datos falseados, informa el diario universitario The Duke Chronicle.

El escándalo plantó dudas sobre la propia honestidad de uno de los autores del trabajo, el profesor de psicología y de economía del comportamiento en la Universidad de Duke (EE.UU.), Dan Ariely, conocido también por sus libros superventas como ‘Por qué mentimos, en especial a nosotros mismos: la ciencia del engaño puesta al descubierto’.

La investigación —publicada en 2012— aseguraba que las personas tienden a mentir menos cuando la declaración de honestidad incluida en un formulario se ubica al principio del documento y no en su lugar tradicional al final del mismo.  

Para llegar a estas conclusiones, los científicos analizaron los datos recolectados por una aseguradora de autos estadounidense específicamente para la investigación. De acuerdo con la compañía, los clientes rebajaban en promedio en unos 3.860 kilómetros el verdadero valor del odómetro —o cuentakilómetros— de sus automóviles al completar un formulario con la declaración de honestidad al final en comparación con la versión alternativa del documento.

Un experimento determina que el sueño nocturno más prolongado no siempre implica más beneficios (pero la siesta, sí ayuda)Un experimento determina que el sueño nocturno más prolongado no siempre implica más beneficios (pero la siesta, sí ayuda)

En 2020, los autores del estudio escribieron, junto a dos nuevos colaboradores, una nueva publicación científica en la cual refutaban sus propias conclusiones anteriores y reconocían que el trabajo original era imposible de reproducir.

Sin embargo, una reciente revisión realizada por tres académicos ajenos a ambas publicaciones reveló que las estadísticas de una de las pruebas del estudio original estuvieron falseadas “más allá de cualquier sombra de duda”. En particular, se encontraron numerosos valores duplicados o modificados de tal manera que favorecen la hipótesis de los investigadores.

Ariely, el único integrante del estudio en haber contactado con la aseguradora que proporcionó esos datos falsos, indicó que la información debió de ser manipulada antes de que él la recibiera. Sin embargo, no supo explicar por qué la compañía podría haberlo hecho y aseguró que ha perdido todo contacto con los empleados que le brindaron las estadísticas en 2012.

“Puedo ver por qué es tentador pensar que yo tuve algo que ver con la creación de los datos en forma fraudulenta. Puedo ver por qué es tentador saltar a esa conclusión. [Pero] de haber sabido que los datos eran fraudulentos, nunca lo hubiera publicado”, insiste Ariely, citado por BuzzFeed.

Anteriormente, Dan Ariely ya estuvo en la mira por sospechas de fraude académico a raíz de estudios que otros científicos no lograban reproducir, por atribuir citas falsas a sus fuentes o por discrepancias estadísticas que él mismo no ha podido explicar.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!