Las playas y balnearios de la provincia Puerto Plata fueron abarrotadas por miles de vacacionistas este Sábado Santo y disfrutaron de la arena y el sol de la costa norte.

Sin incidentes hasta entrada la tarde y bajo la mirada de los socorristas que a pie y en el agua sobre jetsky procuraban la seguridad de los bañistas, transcurría el penúltimo día de la Semana Santa.

El alcalde del municipio Sosúa dijo que la multitud que abarrotó centros de recreación y las playas del municipio acudió desde diversos rincones del país.

Wilfredo Olivence se refirió impresionado sobre la multitud que se volcó a las playas del municipio por lo que destacó la importancia de la labor conjunta que el ayuntamiento desarrolla con la Policía, la Defensa Civil, y más de 200 voluntarios, en procura de que la estadía de los vacacionistas sea segura.

Sobre la vigilancia para que los ciudadanos respeten los protocolos que eviten el contagio del COVID-19, reconoció que han tenido que ser “un poco flexibles” alegando que es difícil obligar a los bañistas a usar mascarillas estando debajo del sol y, en gran medida, en grupos de familia.

Sin embargo, dijo que hacen esfuerzos para evitar que se aglomeren en los centros comerciales y demás establecimientos.

“Esto está desbordado. Por donde quiera hay gente” apuntó, para explicar que el municipio ha sido uno de los que ha reflejado menor número de contagios por coronavirus, una ventaja que esperan mantener tras el asueto.

Una familia oriunda de Villa Mella y que conversaba con reporteros de Diario Libre, contó que esperaban con ansias el momento de poder escaparse a divertirse, luego de un año de confinamiento y limitaciones, a causa de la pandemia del COVID-19, que muchos olvidaban con el vaivén de las olas.

Una hora después de llegar a la playa Cabarete, la familia de Julio Lantigua oriunda de Santiago decidió abandonar el lugar porque preferían irse a un río. Aunque no lo citaron como una de las causas, se quejaron del costo por un combo de sillas y sombrillas que en la playa le cuesta $900 pesos, sumado a otros $200 por el parqueo en donde no le ofrecen garantías del cuidado de su vehículo.

Además de playa Sosúa, las más concurridas en este Sábado Santo fueron San Felipe, Cabarete, Teco, Maimón, La Ensenada, Alicia, entre otras.

La zona del Malecón y otros lugares atractivos en el municipio San Felipe, cabecera de la provincia, despertaron hoy gran interés para los visitantes, pues, además de las playas, los vacacionistas disfrutan de sus monumentos históricos como la Fortaleza San Felipe y las casas con estilo victoriano, que predominan en el centro de la ciudad.

Las plazas y centros comerciales lucían dinamizados, así como los negocios de comida rápida y restaurantes.

El director de la Defensa Civil, Whascar García, dijo que además de los 475 miembros de la Defensa Civil, se unieron a las labores voluntarias otras 1,500 personas.

Alerta verde

Sin embargo, la alerta verde que pasado el mediodía de este sábado emitió el Centro de Operaciones de Emergencias para cinco provincias, incluyendo Puerto Plata, obligó al comité de Prevención, Mitigación y Respuesta a clausurar todos los ríos, por precaución.

La alerta fue emitida por el impacto de una vaguada y los efectos de un sistema frontal que podría provocar aguaceros en la región del Cibao.

“Decidimos cerrar todos los balnearios en nuestros ríos, llueva o no llueva, debido a la alerta que fue emitida esta tarde” dijo García, con cuya medida persigue evitar que se acumulara una cantidad de visitantes que luego fuera difícil controlar.

Además de Puerto Plata, están en alerta verde Espaillat, Santiago, Valverde y Santiago Rodríguez.