Un juez le negó este viernes la libertad bajo fianza a William Rogan Reid, de 36 años y residente en Davie (sur de Florida, EEUU), quien fue detenido ayer jueves como presunto participante en la toma del Capitolio por seguidores del ahora expresidente Donald Trump el pasado 6 de enero.

Reid ha sido acusado de entrar o permanecer en un edificio de acceso restringido, entrada violeta y conducta desordenada.

El ahora detenido fue capturado con ayuda de una informante anónimo que llamó a la policía, dijo el canal local de la cadena CBS.

Reid publicó mensajes en redes sociales acerca de su participación en los sucesos ocurridos el 6 de enero en el Capitolio, en donde murió un policía cuando trataba de contener a la turba.

En unos de ellos comparó el asalto con el ‘Boston Tea Party’, como se conoce un motín que tuvo lugar el 16 de diciembre de 1773 en Boston, Massachusetts, y fue la chispa de la lucha por la Independencia de Estados Unidos.

No es el único residente en Florida detenido por los sucesos que marcaron el final de la Presidencia de Donald Trump, quien poco antes del asalto al Capitolio arengó a sus seguidores en un mitin en Washington a luchar contra un supuesto ‘fraude’ en las elecciones de noviembre de 2020.

El demócrata Joseph Biden derrotó en esos comicios a Trump, que buscaba la reelección y se radicó después de dejar la Casa Blanca en Florida, concretamente en el club Mar-A-Lago, de Palm Beach.

La comparecencia de William Rogan Reid ante el juez coincidió con un incidente ocurrido cerca del Capitolio en Washington este viernes en el que murió un policía y el hombre que chocó su automóvil contra una barrera de seguridad.

Según la policía del Capitolio y la Policía Metropolitana, después del choque Noah Green, de 25 años y sin antecedentes penales, salió blandiendo un cuchillo y se abalanzó contra dos policías que vigilaban en ese lugar.

Green murió en el lugar por la respuesta policial a su ataque, del que por ahora se desconocen los motivos.

Dos policías resultaron heridos y fueron llevados a sendos hospitales, en uno de los cuales murió el agente William Evans.