El ministro de Interior y Policía, Jesús “Chú” Vásquez Martínez, aseguró este jueves que se dan los pasos para que no se vuelvan a repetir hechos como la muerte de la pareja de esposos cristianos a manos de agentes policiales.

Elisa Muñoz y Joel Díaz recibieron múltiples disparos cuando regresaban de un acto religioso en Villa Altagracia.

“No podemos seguir con personas que no puedan cumplir con un protocolo de abordaje al momento que van a detener o van a investigar a una persona”, expresó el funcionario.

Vásquez Martínez habló mientras salía de la funeraria Blandino de la avenida Sabana Larga, en el municipio Santo Domingo Este, donde son velados los restos mortales de la pareja Elisa Muñoz y Joel Díaz.

“Es un hecho que nos duele a todos”, manifestó Vásquez Martínez, quien acudió a la funeraria a ofrecer sus condolencias a la familia de los fallecidos y a sus correligionarios evangélicos.

Detalló que el primer paso para evitar que homicidios como el de Muñoz y Díaz vuelvan a suceder es la creación de una comisión externa a la Policía Nacional para realizar una depuración de los miembros de la institución.

Los nombres de quienes integrarán la comisión se darán a conocer el próximo lunes.

Además, el Ministerio de Interior y Policía convocó a todos los directores regionales, centrales y de área de la uniformada a una reunión para el próximo martes seis de este mes, a las 8:00 de la mañana, en las instalaciones del Palacio de la Policía Nacional.

Sobre el hecho

El hecho sucedió pasada las 10:00 de la noche del martes 30 de este mes cuando al pareja, que se desplazaba en un auto junto a Claudio Alberto Ramírez y Carlos Pérez, fue interceptada por una patrulla policial en la 30 de Marzo de Villa Altagracia, provincia San Cristóbal.

Las cuatro personas se trasladaban en un carro Kia K5, blanco, placa A823293 y, de acuerdo con las informaciones, este vehículo coincidía con la descripción de uno al cual los agentes supuestamente le daban seguimiento por la comisión de un asalto en Bonao, provincia Monseñor Nouel.

Los policías no mediaron palabras y dispararon contra el carro, el cual terminó con decenas de impactos de balas, el bómper despegado de un lado y abolladuras. Ramírez y Pérez sobrevivieron al ataque.

Tras el incidente, la Policía Nacional informó que suspendió y puso en investigación a los seis agentes involucrados en el homicidio, contra quienes el Ministerio de Interior y Policía pidió su cancelación y el Ministerio Público solicitó un año de prisión preventiva y declaración de caso complejo.

Este viernes, a las 11:00 de la mañana les será conocida la medida de coerción a los agentes de la Policía identificados como el segundo teniente Victorino Reyes Navarro, el sargento Domingo Perdomo Reyes, los cabos Norkys Rodríguez Jiménez y Ángel de los Santos, los rasos Anthony Castro Pérez y Juan Manuel Ogando Solís.