Personas que asistieron al velatorio de los esposos Elisa Muñoz y Joel Díaz manifestaron su indignación por la muerte de la pareja a manos de agentes policiales la noche del pasado martes en Villa Altagracia.

Rafael Amparo, líder comunitario y amigo de Díaz, manifestó que en el país hay cosas como esta que no salen a luz pública.

“Esta fue la gota que derramó el vaso”, dijo Amparo en la funeraria Blandino, ubicada en la avenida Sabana Larga, Santo Domingo, donde son velados los restos de Díaz y Muñoz.

Mientras, Leonardo Gómez, pastor evangélico, criticó el accionar de los policías y manifestó que los miembros de ese movimiento cristiano son de ayuda a los agentes.

“¿Usted tiene idea de cuántas personas a diario se convierten al Evangelio, delincuentes, prostitutas y un grupo de personas que son regenerados?”, preguntó.

“Yo creo que el pueblo de Dios, más que una ayuda para la Policía, es una bendición en todas las naciones y creemos que el jefe de la Policía y todas las autoridades deben tienen que tomar este tema en consideración”, dijo.

Gómez afirmó que los policías de la República Dominicana están “acostumbrados” a realizar este tipo de acciones, por lo que pidió a la institución entrenar a sus agentes para cambiar la situación.

La muerte de Elisa y Joel estremeció a la sociedad debido a que ambos murieron por “una confusión” de varios agentes policiales que dispararon contra el vehículo Kia K5, blanco, en el cual se desplazaban desde Villa Altagracia, provincia San Cristóbal, junto a dos personas más, quienes sobrevivieron.

Los agentes fueron suspendidos y puesto bajo investigación. El Ministerio de Interior y Policía ordenó la cancelación de estos.