El ministro de Salud Pública, Daniel Rivera, afirmó hoy que combatir la pandemia del coronavirus dependerá en gran medida de la población joven y de su disposición a someterse a la inoculación cuando empiece la jornada masiva de vacunación contra el COVID-19, una vez se haya inmunizado a los primeros grupos de riesgo.

Rivera puntualizó sobre el particular al ser abordado por Diario Libre mientras visitaba los centros de vacunación contra el COVID-19 que este Viernes Santos desarrollan la jornada con una masiva asistencia de adultos mayores a quienes se les suministra la segunda dosis del fármaco.

‘’Me consta que el Ministerio está haciendo anuncios hasta con guaguas anunciadoras, para que la gente vaya a vacunarse. Estamos haciendo el esfuerzo, los visitó en las playas, le entregó las mascarillas, porque de ellos va a depender que salgamos de esto’’, dijo refiriéndose a la juventud.

‘’De ellos es que va a depender, depende de los jóvenes, porque las personas de edad se están vacunando. Es decir que depende de ellos (los jóvenes)’’, sostuvo el funcionario.

El ministro inició su recorrido en el centro de vacunación del sector Villa Olga, en cuyo club recreativo cientos de adultos mayores acudieron desde bien temprano, para recibir la segunda dosis que los protegerá contra el virus.

Además del centro en Villa Olga, otros puntos de vacunación abiertos este Viernes Santo son los que operan en el Colegio Dominicano de Periodistas en el sector Villa Olímpica (sur), el Club Hermanos Patiño y el Club Santana Lora en Pekín (sur). Además, mantienen sus puertas abiertas los centros de salud de Bella Vista y el ensanche Libertad.

Además, en Baracoa, Sabana Iglesia, Puñal y Hato del Yaque.

El ministro de Salud, acompañado por el director provincial, Virgilio Gutiérrez y los directores de las áreas de Salud o DPS I, II y III, dijo que esa dependencia está realizando doble esfuerzo en traer las vacunas y los recursos humanos, por lo que el resto le corresponde a la población acudiendo a vacunarse.

Refirió que algunos centros voluntarios que no fueron instalados por Salud Pública decidieron cerrar por el asueto, pero que se habilitaron otros para que nadie se quede sin su dosis.

Una vez terminó el recorrido, el ministro salió a Moca en la provincia Espaillat, donde supervisaría el proceso de vacunación, para luego dirigirse a Puerto Plata.