Durante el transcurso de la mañana de este Viernes Santo, se observaban pocos bañistas en la playa de Boca Chica, aunque pasadas las 11:00 a.m. se veían llegar a grupos de personas a disfrutar del popular litoral marino de la provincia de Santo Domingo

Una nutrida presencia de oficiales de la Policía Nacional y la Defensa Civil procuran estar atentos a cualquier eventualidad que altere el orden y ponga en riesgo la seguridad del lugar.

En su mayoría, los bañistas prefirieron mantenerse sentados en la orilla de la playa y solo unos cuantos se aventuraron a adentrarse al mar antes del mediodía.

Solo vendedores, agentes de la Policía Nacional, Cestur, Defensa Civil y unos cuantos turistas portaban mascarillas mientras recorrían las orillas de la playa.

Como medidas preventivas fueron instaladas varias carpas para la atención a los bañistas, rescate, unidades de socorro, al igual que unidades médicas ante cualquier emergencia.

Alrededor de 238 balnearios fueron clausurado por las autoridades y se también se prohibieron las fiestas y los conciertos que impliquen la asistencia de multitudes de personas.