El alcalde del Ayuntamiento Santo Domingo Este (SDE), Manuel Jiménez, consideró que la muerte violenta de la pareja de esposos evangélicos, ultimados a tiros por miembros de la Policía Nacional, en Villa Altagracia, obliga a que se revisen los procedimientos y que los protocolos sean más rígidos para evitar tragedias como esas.

El edil dijo sentirse consternado y sacudido por la muerte de la pareja de esposos Joel Díaz y Elisa Muñoz, ocurrida la noche del pasado martes y que ha provocado una ola de indignación a nivel nacional.

“Esto obliga a que la Policía Nacional se aboque a llevar a cabo protocolos más rígidos y cautelosos a la hora de realizar cualquier investigación, o de proceder a detener a cualquier ciudadano que transite por las calles o vías de nuestros país”, afirmó Jiménez.

Consideró que la reacción del presidente de la República, Luis Abinader, es la más natural, pues este ha demostrado que es un hombre con fibras de sensibilidad y humanidad que lo llevan a rechazar todo acto de injusticia.

A través de una nota de prensa, el alcalde recordó que se ha reunido varias veces con el ministro de Interior y Policía, Jesús (Chú) Vásquez, debido a que está sumamente preocupado por el tema de la seguridad en el municipio y “sobre todo por garantizar la vida y la integridad física de los ciudadanos que viven en el mismo”.

Definió como “un momento muy doloroso e indescriptible” el que están viviendo los familiares de Joel Díaz y Elisa Muñoz, que conmueve “en lo profundo el alma de esta nación que no quiere ver a un hijo suyo morir de una manera tan absurda”.

“Reitero que la Policía Nacional está para proteger, no para violentar, esa institución ha de ser garante de la vida de los ciudadanos y cuando la ciudadanía contempla este tipo de actos, es natural que pierda toda fe en ella”, aseguró.

Para el alcalde de Santo Domingo Este ese episodio obliga a que, además de exigir justicia y que los culpables reciban todo el peso que determina la ley, que todas las autoridades pertinentes conduzcan de forma apremiante la transformación de la Policía Nacional para que este sea un cuerpo organizado donde no tengan cabida los malhechores ni las “manzanas podridas”.

“Opino que se debería ir pensando en dotar a los policías de cámaras corporales, en prohibir que se dispare a mansalva a los vehículos en movimiento, no podemos seguir con los mismos procedimientos del siglo XIX en el siglo XXI”, dijo.

Según el alcalde del municipio con mayor cantidad de habitantes de la República Dominicana, la hora de la transformación de la Policía Nacional ha llegado, y no puede esperar ni un segundo más.

“No queremos más ciudadanos abatidos de manera absurda. No más Joel Díaz y Elisa Muñoz. No más luto para la familia dominicana”, concluyó el alcalde.