Cuando se habla de la Semana Santa en República Dominicana es inevitable mencionar las habichuelas con dulce, plato emblemático que caracteriza la tradición y que cada año llena de sabor los hogares dominicanos.

La chef Inés Páez Nin, mejor conocida como la Chef Tita, cuenta que el origen del postre criollo se ubica a finales del siglo XVIII y se relaciona con la era de Francia en Santo Domingo. Indica que estos datos los aporta Dorvo Soulastre, que era un francés militar que llegó al país el 27 de marzo de 1798.

“De ahí salen los tres ingredientes principales de nuestras habichuelas con dulce, que son: los frijoles, el azúcar y los lácteos. Una mezcla tan interesante de sabores que sorprende a lo más exigentes paladares”, comenta.

Dependiendo de la región, la elección del tipo de frijol para la preparación del plato dulce varía. En el Norte y en la capital se hacen con habichuelas rojas. En el sur, se preparan las habas blancas con dulce, también una variante que se llama “candolias” y también rojas.

“Todas riquísimas y sabrosas, se le pone ese toquecito de galletas crujientes de leche y realmente han ido evolucionando con el tiempo. Antes se hacían con los granos dentro, ahora son mucho más estilizadas”, precisa la chef en un video difundido por la Dirección de Comunicaciones de la Presidencia.

Para hacer unas buenas habichuelas con dulce, la chef comparte que no puede faltar la leche de coco, las habichuelas de tu preferencia; la batata, que le aporta ese toque de cremosidad; especias dulces, como la canela y el clavo dulce, que le dan mucha potencia en cuanto al sabor. Las pasas, leche entera y evaporada.

“Es importante que sigamos promoviendo lo nuestro y seguir rescatando esas recetas ancestrales y mantenerlas vivas. Que es cien por ciento marca país, ya que República Dominicana sabe bien en boca”, expresa la chef.