Parientes de uno de los agentes policiales involucrados en la muerte a tiros de un matrimonio de evangélicos, lo describieron como un “excelente ser humano” y un “hombre serio”.

Se trata del segundo teniente Victorino Reyes Navarro, sometido a la justicia por la muerte de Elisa Muñoz y Joel Díaz, junto a otros cinco agentes, contra quienes el Ministerio Público solicita un año de prisión preventiva.

“No tengo nada en mal que decir de él”, expresó Eugenio Frías Reyes, en una intervención con RC Noticias. Dijo que Reyes Navarro es una persona trabajadora y capacitada en función de su trabajo.

En tanto, otro que solo se identificó como primo del policía, dijo que su pariente es un “excelente ser humano”, algo que, afirmó, se puede comprobar al preguntar a personas de la comunidad, pero “de los errores nadie se escapa de la vida”

Ambos lamentaron lo ocurrido y manifestaron estar consternados por lo sucedido.