Elvis Samuel Medina, el obispo que se desempeñaba como enlace entre las iglesias y el Poder Ejecutivo, señaló este viernes que el accionar policial en los últimos años es cuestionado por que se observa el desenfreno y descontrol que tienen los agentes de la Policía Nacional.

El obispo asistió a la Funeraria Blandino, ubicada en la avenida Sabana Larga, en Santo Domingo Este, donde son velados los restos de los pastores evangélicos Elisa Muñoz y Joel Díaz, que fueron ultimados por la Policía el pasado martes en una supuesta confusión.

Al ser cuestionado por los periodistas sobre el tema, Medina señaló que el director general de la Policía Nacional, mayor general Edward Ramón Sánchez González, debió ser destituido de su cargo.

“Yo lo estoy abogando, el director de la Policía Nacional debió ser destituido y otros mandos también, desde que esta dirección asumió aquí lo que hay es un desorden. La Policía es un desorden institucionalizado”, expresó Medina.

Asimismo, dijo que los agentes encargados del orden infunden más miedo que seguridad.

“Se observa una Policía sin niveles de control, de formación, sin respeto a la vida, a la libertad. Se observa una Policía Nacional que en vez de darnos seguridad los que hace es infundir miedo y terror”, señaló Medina.

Dijo que los miembros de la Policía Nacional deben de cuidar a los ciudadanos, y no tener las personas que cuidarse de ellos, por lo que los catalogó como “una amenaza autorizada”.

Para él la reforma que se le debe hacer a la institución del orden debe ser profunda.

“Esta reforma debe ser tan profunda que entiendo que ya debió comenzar y pensé que ya a esta altura de juego iba a ver remociones de altos mandos, no solamente del comandante de Villa Altagracia, que es un eslabón. Aquí hay que remover muchas estructuras policíacas”, dijo el obispo.

Manifestó que la patrulla que le dio muerte a la pareja de pastores y que hirió a uno de sus acompañantes actuó bajo órdenes que son “estructuras de terror y de muerte” que solo están llevando al pueblo dominicano “sangre y desasosiego”.

Afirmó que crímenes cometidos como el del martes pasado en Villa Altagracia son más frecuentes de lo que se piensa y presume que muchos no salen a la luz pública.

El sepelio de la pareja de pastores evangélicos será realizado a las 4:00 p.m. de este Viernes Santo en el Cementerio Cristo Salvador, aunque no se informó a que se debió el cambio.

Las medidas de coerción en contra de los involucrados en la muerte de la pareja serán conocidas el próximo miércoles, a las 9:00 a.m., luego de que la audiencia fuera aplazada porque los agentes acusados no contaban con abogados.

Una gran cantidad de personas ha asistido a la Funeraria Blandino, donde son velados los restos de la pareja evangélica, que residía en Sabana Perdida.