El toque de queda comenzará este Viernes Santo a las 7:00 de la noche y las personas tendrán tres horas adicionales para dirigirse a sus respectivas residencias.

De acuerdo con el decreto 171-21, este será el mismo horario y la excepción que regirá el Sábado Santo y el Domingo de Resurrección.

Durante esos tres días solo se permitirá a los comercios vender bebidas alcohólicas para llevar.

También se prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en lugares y establecimientos públicos y privados de uso público, como parques, playas, restaurantes, colmados y bares.

Miembros del Ministerio de Interior y Policía, del Programa de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA), estarán visitando los establecimientos comerciales ubicados alrededor de las playas para verificar el cumplimiento de la medida.

Para esta Semana Santa hay hábiles 407 balnearios para visitar, cuidando las medidas para evitar contagios por COVID-19, mientras 238 están cerrados por la peligrosidad que representan.