El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales garantizó que los residuos sólidos que se generen durante la aplicación del Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19, serán desechados de forma segura de acuerdo con el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos que fue elaborado por esta institución.

El Ministerio presentó la iniciativa como parte del comité de logística del Centro Neurálgico conformado por la Presidencia de la República que está gestionando el Plan Nacional de Vacunación con el que serán vacunados 7.8 millones de personas en el país.

El viceministro de Gestión Ambiental, Eduardo Julia, especificó que el objetivo de este plan, que se encuentra en ejecución, es prevenir daños a la salud de las personas y al medio ambiente, causados por los residuos generados durante el proceso de vacunación.

Esfuerzo conjunto

En este proceso intervendrá personal de las Fuerzas Armadas, el Ministerio de Salud Pública y el personal del Programa Ampliado de Inmunización (PAI). También se han sumado instituciones del sector privado como el Aeropuerto Internacional del Cibao y el de Punta cana y la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado), indicó un comunicado de prensa.

Mientras que todo el procedimiento está siendo coordinado desde el Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Computadoras, Ciberseguridad e Inteligencia (C5i) del Ministerio de Defensa.

Clasificación de desechos

En primer lugar, el Plan incluye la clasificación y segregación de los residuos especiales y comunes, ya que durante las jornadas se generarán residuos biológicos, entre ellos, las jeringas y frascos de las vacunas que serán incinerados de forma segura sin que se afecte al medio ambiente ni la salud de la población.

Otros desechos como mascarillas, guantes y batas, serán manejados como residuos comunes.

Antes de su incineración, los residuos biológicos serán almacenados en fundas de color rojo y luego colocadas en tanques metálicos de 55 galones señalizados e identificados, con tapa ancha y anillo de cierre con porta candado para garantizar un traslado seguro hasta las empresas incineradoras.

El plan abarca medidas estrictas de seguridad desde transporte de productos, la clasificación, disposición, almacenamiento, traslado y disposición final de los desechos.